miércoles, 6 de septiembre de 2017

ALGÚN DIOS BUENO HA DE QUEDAR POR AHÍ

Aunque se esconden mucho más de lo que debieran porque parecen como saber el destino de los que como ellos fueron con anterioridad, y, quizá, por eso, queden tan pocos. Se mantienen agazapados, desconozco si en el interior de esta maltratada tierra o más allá de nuestro contaminado cielo. Sin embargo, de forma muy esporádica, aparecen signos y señales de que aún están cerca de nosotros: De los que aún creemos en la bondad y en la generosidad; en la honradez; en el respeto a nuestros semejantes y a cuanto la Naturaleza nos regala; en la libertad; en la belleza de cuanto nos rodea y en lo extraordinario de nuestra existencia en este pequeño y aún, a pesar nuestro, maravilloso planeta.

Sin embargo, rara es la noticia que hable de cosas buenas, rara. Nos bombardean cada minuto con noticias espeluznantes, con noticias que te hacen poner los pelos de punta y derramar las lágrimas más ocultas y duras. Asesinatos; actos terroristas; robos; maquinaciones maquiavélicas para la apropiación indebida; guerras santas y no tan santas y amenazas de más y más guerras. 

Un mundo que necesita de otros tres para mantener la rapiña, la codicia y la usura de una élite comercial; empresarial; financiera; religiosa; política y militar que solo sirven al lado más oscuro de la dualidad en la que vivimos, y donde la única luz que brilla es la de las bombas o el de las burbujas económico-financieras que hacen estallar cuando más les conviene. Un mundo fracasado y en banca rota que continúa aumentado día a día su propia deuda: En junio de este año alcanzó el 327%. O lo que es lo mismo, si el mundo produce 1 X, ya debe más de 327 X. No responde ni tan siquiera a un mínimo de eficacia, ni de sostenibilidad, cuando todos sabemos, ellos también, que los recursos son extraordinariamente escasos. Qué les importa, si al caso, quien paga y padece esa deuda somos todos los pobres de este mundo, porque, esa, la pobreza, es la única que está penalizada desde siempre, desde todos los inicios. Los ricos nunca pagan, por eso continúan siendo ricos y, eso que llaman justicia, no tiene instrumentos contra ellos, que por algo son ellos mismos quienes hacen y aplican esas leyes con la inestimable ayuda de sus comprados y chantajeados adláteres.

Esas oscuras y maquiavélicas élites han creado el mundo que tenemos hoy. Un mundo dejado de la mano de esos dioses buenos que suponemos estarán por ahí, aunque demasiado ociosos de cumplir con su obligación. Es como si el miedo también les hubiera alcanzado a ellos. ¡Menudos dioses entonces, si así fuera! ¡Qué terrible paradoja si el miedo, la mayor de las armas del mal, también alcanzara a esos dioses buenos!

Hay suficientes alimentos para todos, pero miles de millones pasan hambre. Hay suficiente dinero para todos, pero miles de millones no tienen el suficiente para subsistir. Hay suficiente agua para todos, pero millones mueren de sed. En este mundo hay suficiente para todos, pero solo unos pocos son los llamados a la casa de ese señor tan nefasto para esta naturaleza.

En nombre de no sabemos qué progreso hemos acabado con miles de especies animales y vegetales; con vastas extensiones de ricas tierras; con enormes ecosistemas fundamentales para la vida y no cesamos, sabiendo, como sabemos, que el límite ya ha sido sobrepasado con creces.


Así las cosas, a esos dioses buenos solo les quedaría la posibilidad de salvar a unos cuantos de esta raza depredadora. Unos la llaman “Arrebatamiento”, otros, “Arca”, demás, “Refugios”. Una nueva vuelta a empezar tras el reseteo, como ya lo fue en el pretérito, que la Historia siempre tiende a repetirse. Esto es lo que nos espera y que ya ha dado comienzo…

martes, 1 de agosto de 2017

SOBRE POLÍTICOS Y ADMINISTRACIONES, ¿DÓNDE ESTÁ SU PRODUCTIVIDAD?

No la busque, mi querido lector, porque no la encontrará en lugar alguno. Los políticos españoles son los menos productivos del mundo y sí los que más han dilapidado y dilapidan. El caso es que, además, tenemos demasiados por cabeza tributaria e impositiva ya sea ésta directa o en diferido y eso, lógicamente, hace que esa productividad baje cuando recurrimos a sacar cualquier media, porque este galimatías entre lo político y lo administrativo no hay quien lo cuadre.

Si a esa generalidad, le añadimos que suelen ser unos sinvergüenzas con el dinero público, la cosa empieza a ser preocupante. Ese dinero que nos recaudan a diestra y siniestra y también por arriba y por abajo, no lo dedican, la más de las veces, al fin honroso de mejorar lo público: la sanidad; la educación; los servicios sociales; los desempleados mayores de 55 sin prestación alguna; las desigualdades que el capital genera per se; las carreteras y autovías; las líneas de ferrocarril (Mucho menos si del AVE se tratara); las calles y avenidas de nuestros pueblos y ciudades; las costas y nuestras internacionales playas (No recordar a las del Mar Menor, que es una afrenta donde las haya) etc, etc, que usted bien sabe y padece, de seguro.

El caso es que sí han sabido y saben llevarse ese dinero que no les pertenece y eso, incluso, disfrutando de salarios muy por encima de la media nacional de cualquier trabajador de los de a ocho horas si lo tienen y, eso, sin contar con aquellos que echan bastantes más y con la misma pagamenta.  Añada la capitulación de éstos (Los políticos) ante esos millones de funcionarios que bien han sabido mantener sus honorarios y puestos a pesar de su improductivo trabajo y su puesto de trabajo garantizado. Pocos serían los que resistieran un estudio de su productividad y solo tomando como base lo que en ellos se invierte y lo que ellos devuelven, tendríamos un acertado resultado. Alguna excepción habrá, estoy seguro, pero no es lo habitual.

No ha bastado la creación de más y más estructuras administrativas que, en la mayoría de los casos, son solo estructuras de intermediación, sino que el maremágnum de leyes, disposiciones, reglamentos, ordenanzas, decretos y demás estulticias han aumentado de forma exponencial y que se han pergeñado, teóricamente, en el favor y la búsqueda  de una metodología que eludiera la corrupción, el despilfarro y, en general, como forma de evitar el gasto inútil y la dilapidación de los recursos con los que los dotamos. Hemos comprobado en carnes propias que tales objetivos no han sido cumplidos, pues esta última crisis, que aún nos acompaña, ha descubierto la mayor corrupción posible en un Estado que nunca ha sido de Derecho y si de pernada. Así, tal enciclopédico mastodonte legislativo, no ha servido para evitar lo que pretendía evitar: El despilfarro, la pésima y deshonrosa administración de nuestros recursos.

Desde eso que conocemos como LO PÚBLICO, nos han limpiado hasta las telarañas de las esquinas más altas. De nada sirvieron tales reglamentos ni ordenamientos, porque, por encima de todos ellos, había personas. Personas DEPRABADAS bajo apariencias de servidores públicos. Y tanto en los políticos como en los funcionarios, que tanto se necesitan los unos de los otros a la hora del reparto.

Así que hemos aprendido que tanta normativa no es garantía de eficacia, ni de buen gobierno. Y también hemos aprendido que tanta normativa y reglamento solo conducen a un aumento de la burocracia, del tiempo en la resolución de los problemas y en la ejecución de los proyectos ya sean éstos de iniciativa pública o privada, además de un aumento del personal que ha de mover los papeles de un lugar a otro tras los pertinentes estudios y proyectos; el técnico de turno; la mesa; la comisión; la junta y el pleno si es menester, que lo será.

Este es el tremendo resultado: LA INEFICACIA TOTAL que se traduce en una IMPRODUCTIVIDAD insoportable para cualquier economía moderna.

Si para poner cuatro ladrillos, asfaltar una calle, arreglar una acera, para hacer un jardín o reformarlo, si para pintar cuatro rallas, si para lo que haya que hacer se tardan meses y meses de papeleos que van y vienen, todo ello significa INOPERANCIA y pésima gestión. Luego, esos administradores bien que piden productividad a los demás del sector privado con salarios de 600€ y solamente para que las estadísticas no se les disparen en contra y que, inevitablemente, se les disparan porque el núcleo alrededor del que todo gira es un verdadero sinsentido, un verdadero agüjero negro, no cósmico sino terrenal, y que todo se traga. ¡Espere usted a mañana! Como si del siglo XVI se tratara, los asuntos llevan semanas y semanas; meses y meses; algunos, años y otros, décadas y décadas, y aún sin resolver y las que aún le quedan. Con estos mimbres jamás, España, será productiva.

Esos políticos no son políticos, son elementos bien acomodados en ese monstruo que engulle todo lo posible e imposible de su periferia, restando a toda ella no ya a un buen vivir, sino de una vida digna. La recompensa esperada a tanto esfuerzo de generaciones pasadas y actuales, queda engullida por tan mala y pésima administración puesta al servicio de unos pocos avispados que, como en el juego de la oca, van de una a otra, tirando porque les toca sin resolver jamás alguno de los problemas.


Esos políticos no son políticos, son elementos allegados a la fuente del maná para disfrutar a tutiplen de ese carnívoro depredador en que han convertido eso que conocemos como SERVICIO PÚBLICO y que ya no lo es. Ese monstruo insaciable es quien manda, dirige y lo engulle todo, no lo olvide, y además no cumple con el objetivo para el que se le mantiene: Que no debiera ser otro que hacernos la vida mejor y más fácil, que para eso les pagamos. ¿O no?

martes, 16 de mayo de 2017

LA DICTADURA MAS LARGA

Si hubiera que conceder un premio internacional a la dictadura más larga, éste recaería en España y sin lugar a duda alguna.

Desde aquel 1 de abril de 1939 en el que un breve comunicado anunciaba aquello de “En el día de hoy, Cautivo y desarmado el ejército rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado”, han transcurrido 78 años en los que aquellos golpistas traidores a la República y a España, continúan (sus descendientes) dirigiendo y ordenando el devenir de los españoles.

Tras los 39 años de una dictadura en toda regla supieron dar paso a una pseudodemocracia patrocinada por ellos mismos y por un rey impuesto por el propio dictador que juró los principios del movimiento nacional para traicionarlos después. Una ley de autonamnistía a su pasado, ponía los límites a esa nueva configuración del País en el que el café se repartió a gusto de todos. Ley aprobada por las últimas cortes franquistas y que el nuevo ordenamiento quedaba obligado a respetar por la plena tutela y su siempre levantada espada de Damocles de quienes se sentían perpetuados en el control de todos los poderes.

Los mismos apellidos continúan pertrechados en las grandes empresas ahora privatizadas, que cotizan en bolsa y no pagan los impuestos que debieran; en las administraciones por doquier que tan bien esquilman y saquean y en las abundantes iglesias católicas, apostólicas y romanas que controlan el mayor parque inmobiliario de este suelo hispano que tanto pregonan como suyo por la obra y gracia de Dios todo poderoso y sin pagar un euro dando lugar a otro gran milagro de la voluntad divina y del buen hacer de aquellos que han estado saqueando al pueblo español desde los católicos reyes. 

En 2007 entró en vigor la Ley conocida como de la Memoria Histórica y desde la llegada de los populares (Tan fervientes defensores del franquismo) en el 2011, ha sido sistemáticamente incumplida. Ni un solo euro destinado a restituir la dignidad de aquellos que dieron su vida por las libertades, los derechos y la defensa del ordenamiento legal del momento. Nunca les interesó conocer la verdad de los hechos que procuraron la ayuda de Hitler y Mussolini en aquella ominosa guerra, ni tampoco de los hechos que durante 40 años tuvieron lugar bajo el ordeno y mando de esos vencedores fascistas. Tanto tendrían que esconder que jamás permitieron ni permitirán que se conozcan. Solo esperan que el tiempo siga pasando para que sus tantos e innumerables crímenes terminen por ser sepultados por la losa del olvido. El miedo a la verdad les persigue y pretenden continuar su huida manteniendo a este País bajo su yugo y sus flechas, cueste lo que cueste. Tanto es lo que se juegan.

Un País, una Nación de Naciones hundida en la miseria y en la mediocridad de quienes prefieren que el miedo sea el regulador de sus proezas, el miedo y el continuado chantaje a quien pretenda revertir sus estatus de privilegios y robos.

Un País, una Nación de Naciones que ni pincha ni corta a nivel internacional porque a ellos les basta con este gran cortijo que tantos placeres y beneficios reporta a sus arcas particulares, mientras el pueblo español sufre y paga sus latrocinios.

Esta vieja península continúa bajo la dictadura de quienes se consideran sus dueños y amos. Consideran y creen fervientemente que todo cuanto la ciudadanía sea capaz de crear les pertenece solo a ellos. Te fríen a impuestos; a salarios tercermundistas; a cotas de desempleo inconcebibles; a pensiones míseras; a millones de niños jugando entre la pobreza más absoluta y la beneficencia más casposa. Además, te roban desde suntuosos despachos públicos dilapidando recursos que no cumplen con la misión de mejorar la vida de quienes los pagan…

Ellos, los descendientes de los ganadores no permitirán nunca la reconciliación por la sencilla razón de que esa reconciliación pasa por conocer la verdad de los hechos y éstos no les son, lo saben bien, nada favorables. No quieren pasar por los tribunales ni rendir cuentas de sus crueles transgresiones, solo quieren que continúe pasando el tiempo para quedar absueltos, prescritos y olvidados de sus crímenes. Saben que su dios les ha acompañado siempre y saben que ellos andan bajo palio por esta vieja España…

… Y si no fuera así, están dispuestos a sacar, otra vez, los tanques a la calle. Les va su vida y existencia en ello.


lunes, 3 de abril de 2017

¿HA SIDO LEJARRAGA EN MURCIA LO QUE CALATRAVA FUE EN VALENCIA?


Hemos conocido de la profusión de obras emblemáticas que este arquitecto recibió de distintas administraciones de la Región, todas ellas gobernadas por el PP. Y de los millones que nos han costado a los ciudadanos y de que algunos de estos proyectos ni están terminados ni puestos en valor. Pero hay una que sobrepasa, con creces, todas las previsiones. Una que pasó de un proyecto inicial de 24 millones de euros a 65. Les hablo del Auditorio y Palacio de Congresos de El Batel en Cartagena. Un capricho de una ex alcaldesa, ahora aforada senadora popular, que nos ha costado y está costando muy caro a todos los cartageneros. Es verdad que fueron revisados por las autoridades judiciales todos los procesos y que pareció estar todo en orden, según se dijo. Pero muchas veces ese orden no es correspondido con el daño provocado a las finanzas municipales, ni con la percepción ciudadana.

Porque hay algo que me parece inadmisible: Que un proyecto triplique su importe final no puede justificarse de ninguna manera,  eso significa un engaño e incluso un fraude al administrado, que es quien siempre termina pagando la mala praxis de unos y de otros.

Los caprichos no los tiene que pagar el ciudadano y para ello la administración correspondiente cuenta con técnicos; arquitectos; interventores; jurídicos, etc., todos sobrados de experiencia y preparación para evitarlos.

Entre unos y otros y su pésimo ejercicio de la economía han hecho que la sociedad a la que sirven se empobrezca quedando ellos totalmente al margen de ese empobrecimiento general.

Algo falla cuando se justifica con aquello de que todo el dinero está invertido en la obra en cuestión y la obra, o no está terminada o nos ha costado más de tres veces su importe previsto. Esto no puede ser admisible. Alguien ha fallado, alguien ha incurrido en un continuado error. Alguien recurre al empecinamiento porque, sencillamente, esto no está recogido en el Código Penal. No es suficiente dejarlo al albur de las siguientes elecciones, eso no es ni justo, ni serio, ni acorde con el ejercicio de la buena economía que ha de prevalecer en toda administración que precie serlo.

El tiempo pasa y parece curar todas las heridas, pero los préstamos se siguen pagando año tras año en detrimento de otras obras, con mayor repercusión en la ciudadanía, que debieran haber sido acometidas de no ser por la obcecación de quien tiene la capacidad de ordenar y repartir beneficios interesados del tipo que sean. O en detrimento de los maltrechos bolsillos de los siempre mal administrados ciudadanos.

En Cartagena, además, hay otro caso muy parecido. El Palacio de Deportes, otra obra que sumar a todo lo expuesto. Sin acabar y doblado su presupuesto inicial. Hoy no le hablaré de la infinidad de obras que costaron un riñón y parte del otro. Haberlas, haílas que se dice.

Veinte años a pólvora de Rey, cuarenta de abstinencia obligada y sesenta de quejas y lamentos.


¡Así nos va!

jueves, 30 de marzo de 2017

¡MENUDA ESTAFA! : 22 AÑOS TOMÁNDONOS EL PELO, DILAPIDANDO Y LLEVÁNDOSE NUESTROS RECURSOS


Lo que ha pasado y pasa en esta uniprovincial Autonomía, mal llamada de Murcia, no es otra cosa que la consecuencia de tantos años en los que, un solo partido,  lleva gobernando con políticas clientelares y mayorías absolutas inmerecidas.

Aquí no se ha gobernado en interés de la ciudadanía, se ha gobernado para satisfacer los intereses de una pequeña parte, siempre a los mismos y que, por cierto, son a los únicos a los que sí les ha ido y va de cojones.

Esta Comunidad, tras tantos años de chapuzas y enjuagues no ha avanzado todo lo que hubiera sido posible porque la mezquindad y codicia de sus dirigentes eludía aquellas inversiones que debieran haber estado destinadas al bien general, a  la proporcionalidad poblacional y a la mejor y mayor rentabilidad inversora.

El partido popular ha demostrado, no solo aquí sino en toda la geografía hispana, cuáles son sus intereses y, si estos son aplicados, todo irá bien y, si no, ya se encargan de elevar todos los niveles de crispación posibles en esta sociedad que, por otro lado, carece de la suficiente valentía y objetividad para enfrentarse a sus continuos chantajes y engaños y, a pesar de todo, les votan una y otra vez cuando la verdad de sus campañas electorales se transforma en la mayor de las mentiras habidas y por haber. Se erigieron hace tiempo en los únicos capaces de salvar España porque continúan siendo los ungidos, los que bien sirven a los poderes oligárquicos, los que controlan las administraciones públicas, los que se pliegan a una iglesia católica, apostólica y romana  y la única y gran verdad es que a quienes salvan tan solo es a un grupo de amiguetes y socios. Al resto, a la mayoría de españoles: ¡Que les den y que se jodan!

En esta Comunidad y en estos 22 años es esto lo que ha estado pasando. Nos han tomado el pelo y engañado y no solo una vez, sino todas las veces. Y eso demuestra o que la gente es tonta o que se hacen demasiadas trampas, que ya todo podría ser, visto lo visto, en estos años donde su corrupción ha quedado al descubierto por doquier, aunque no debidamente ajusticiada por las premisas del párrafo anterior.


La realidad es que, si ha habido algún avance en esta Comunidad Autónoma, se ha quedado en el ámbito de la ciudad de Murcia. El resto de la región ni lo ha visto pasar. Ahí tienen en Mar Menor como ejemplo; el aeropuerto de Corvera; el Contenpolis de Cartagena; la Paramount de Alhama; el Ave que nunca llega; las peores infraestructuras viarias fuera de Murcia; La Comarca de Cartagena sin cohesionar; las inexistentes cercanías ferroviarias regionales y vecinas; muchos de esos dirigentes son corruptos, lo llevan en la sangre y por eso se toman cervezas frescas con aquellos que los han de ajusticiar. Y favores que se pagan con otros favores y todo queda atado y bien atado.  

domingo, 26 de marzo de 2017

UNA NUEVA CONCERTACIÓN EDUCATIVA PARA AHONDAR, AÚN MÁS, EN LA DESIGUALDAD SOCIAL

Nunca me gustó eso que llamaron la concertación educativa. Con esta denominación se camuflaba la enseñanza privada con la pública cubriendo el ciclo de la ESO. O sea, que con el dinero público se les hacía un favor a aquellos que no querían que sus hijas-os fueran a los centros públicos y se vieran obligados a conocer y compartir la diversidad, la pobreza y la desigualdad que existe en la sociedad donde viven, ni a recibir el mismo trato ni a ver la precariedad de unos centros y unas aulas que no están a la altura ni al nivel social de quienes poseen altas rentas y pronuncian mucho las “eses” y visten muy a la moda y pueden, perfectamente, pagarse su enseñanza privada y discriminatoria.

Con razones siempre muy justificadas, en un momento clave y en aras de la universalización de la educación se produjo ese trasvase de recursos; el problema es que nunca hay suficiente para todos y se opta por detraer de las instalaciones públicas y de sus programas educativos y actividades, de su bienestar y confort, abocando a lo público a la precariedad más absoluta. Esa es la cuestión, las prioridades. Visiten uno de esos centros concertados, que siempre serán privados, y verá la manifiesta e irracional diferencia con los públicos. Lo público pierde su dignidad adquiriendo una apariencia que lo hace despreciable. Esa es la idea.

Lo digo con conocimiento de causa. Estuve hace unos días en el salón de actos del Instituto de Educación Secundaria ‘Isaac Peral’ en Cartagena y me encontré de vuelta a mis años mozos, pues fue allí donde hice mis últimos cursos del bachillerato superior y el COU. Aquel salón de actos estaba igual que cuarenta y tantos años atrás. Las mismas butacas, el mismo suelo de terrazo, el mismo escenario, los mismos cortinajes, las mismas paredes blancas. ¡DABA PENA!, mucha pena ver todo eso. Las butacas son para faquires y la base donde las nalgas toman asiento no llega ni a la mitad de los muslos y aprecias en ellas, y con mucha nitidez, toda la estructura de hierro que contiene esa más que arcana goma-espuma; el respaldo, apenas una franja a mitad de la espalda, dejando que sientas el peso de tu sesera al aire. Pero, ¡Claro!, no solo era este salón de actos, todo el centro educativo estaba igual que entonces, las mismas viejas puertas y mobiliario, solo los profesores eran distintos a los que yo tuve, aunque he de decir en su favor, que su afán y entrega por la educación pública no se ha resentido a pesar de tanto agravio ni por el contexto en el que han de transmitir sus conocimientos y enseñanzas. Muy deplorable y visiblemente mejorable para tan digna labor de educar a nuestros hijos y la consecuencia de no disponer de los recursos económicos suficientes.

En estos días, quizás el próximo miércoles, el aún gobierno popular de esta Autonomía con su imputado y aún presidente pretende aprobar una Orden de la Consejería de Educación donde ampliar el concierto a la FP y al bachillerato. Calculan un coste inicial de tres millones de euros, que volverán a ser sustraídos de la pública y que se verán aumentados considerablemente año tras año en detrimento de lo de todos.  

De tal manera que los estudiantes de la privada no tendrán que abandonar sus centros privados para recibir la FP y el Bachillerato, cerrando así el círculo. Sus padres no tendrán que arañarse el bolsillo y pagar los 200 ó 300€ mensuales que les cuesta ahora mantener a la criatura en estos centros sin concertación. Al final, hemos de partir de una serie de premisas para entender toda la operación:

1ª.- La mayoría de las familias que llevan sus hijos a estos centros privados-concertados son familias de una clase social media-alta (aunque en sus declaraciones de la renta aparezcan como pobres de solemnidad para soslayar los requerimientos legales de acceso) y mayormente con una gran significación religiosa, aunque ya casi no existan los religiosos de antaño.

2ª.- Durante los años del concierto estas familias pudientes se han ahorrado un pastón que ha sido pagado por todos y que, perfectamente, pueden destinar a otras necesidades. Con ello, se les hace un grandísimo favor, son más pudientes aún.

3ª.- De alguna manera, por ejemplo a través de las AMPAS, han obtenido fondos adicionales e ilegales para el mantenimiento de sus centros. Doble financiación que se llama. Además de las actividades extraescolares que desarrollan y que administran.

4ª.- El ejercicio, porque para estos centros, no se olvide, es un negocio como cualquier otro, les sale con beneficios que quedan en la empresa propietaria del centro y sus socios.

5ª.- Son cientos y cientos de millones de euros los que se dedican a los conciertos, (Todos los años tienen subidas), mientras los centros públicos ven recortadas sus inversiones, mantenimientos y mejoras.

6ª.- Apelan a la igualdad cuando, paradójicamente, lo que han estado creando es una desigualdad creciente en la enseñanza pública.

La derecha es especialista en crear burbujas y esta de la educación concertada no deja de ser otra más. Explotará y, como ya ha ocurrido en otros sectores, las pérdidas volverán a ser nacionalizadas. Además, esta derecha caciquil es experta –vean si no los índices de los últimos 6 años- en generar más desigualdad e incrementar las diferencias entre los que más tienen y lo que menos y continuar con la segregación por motivos religiosos y por sexo. No olviden que más de un tercio de la población española, a día de hoy, se puede considerar como pobre. Esa derecha vela con celo que sus seguidores no sufran las consecuencias de los recortes, sino todo lo contrario.

La educación pública es garante, debe serlo, de la cohesión social, posibilitando que la diferencia entre quienes más tienen y quienes menos se reduzca en lugar de acrecentarse.
Son la educación pública y la sanidad pública los grandes resortes de un Estado Social, de Bienestar y de Derecho, pero esta derecha incumple, siempre que puede, el artículo 31.1 y 2 de nuestra Constitución, que dicen:

1.- “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio.”

2.- “El gasto público realizará una asignación equitativa de los recursos públicos, y su programación y ejecución responderán a los criterios de eficiencia y economía.”

Con las políticas más neoconservadoras y neoliberales de esta derecha caciquil se incumplen esos preceptos, creando una sociedad con unos índices de desigualdad inadmisible y superior a cualquier otro país de la comunidad europea. No olviden que la verdadera concertación es la ocurrida en estos larguísimos años de crisis financiera y económica: Se trasvase el dinero de la mayoría a una minoría y se hacen cada vez más ricos y ricos.

¡Así vamos!


¡De mal en peor! 

sábado, 18 de marzo de 2017

FRACASO DEL SER - PULSOS DE LA FÍSICA CUÁNTICA

“La existencia de Dios es básicamente irrelevante. La manera como definimos a Dios: eterno e infinito, es una hipótesis vacía. No se puede comprobar” (Dtor.  Persinger,  neurocientífico cognitivo de la Universidad de Ontario)

En 1952, el físico alemán, Schumann, constató que la Tierra está rodeada de un campo electromagnético que se forma entre el suelo y la parte inferior de la ionosfera, a unos 100 km., sobre nuestras cabezas. En esa época dicho campo tenía una resonancia de 7,83 hertzios o pulsaciones por segundo. A esto se le conoce como “Resonancia Schumann” y es la responsable del equilibrio de la biosfera, la temperatura y las condiciones mundiales del clima, así como también  influencia directa a través del hipotálamo a todos los mamíferos, seres humanos, delfines y ballenas.

Estas resonancias han ido en aumento progresivo desde los 90, llegando hasta los 11 hertzios en 2003 y a picos de los 15 y 18 hertzios en siguientes años. Esto conlleva grandes cambios electromagnéticos en el equilibrio planetario, en nuestras células, en nuestro sistema nervioso central y hasta en nuestro propio ADN.

El Dtor., Persinger afirma la existencia de una fuerte correlación entre el campo magnético de la tierra y el cerebro humano hasta el punto de que el campo magnético de nuestro planeta está en constante conexión con nuestros propios cerebros influyendo, incluso, en nuestros pensamientos, emociones y comportamientos. Afirma, además, que la frecuencia del campo magnético y el componente eléctrico de la Tierra es de 7 hertzios, idéntica a la del cerebro humano.

Según la física cuántica esto es recíproco ya que nuestras emociones y pensamientos pueden sanar o enfermar a la tierra.

Nikola Tesla dijo: “El día que la ciencia comience a estudiar los fenómenos no físicos, hará más progreso en una década que en los últimos siglos de su existencia”

Así, podemos afirmar empíricamente que la Tierra y cuanto contiene forman un TODO. Es un gran cuerpo con infinidad de miembros vivientes (Mundo animal y vegetal) y no vivientes (Mundo mineral y el éter) Ese organismo, ese TODO ha de funcionar de la manera más correcta porque, de no hacerlo, se resentiría. Eso es de cajón.

Pero lo dramático de esta configuración es la existencia de un miembro producto de la excelencia creadora y, que siendo poderoso,  ha manipulado y tergiversado el orden de ese organismo y, lógicamente, el suyo propio.

…”Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre: todas las cosas están relacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unión en todo.
Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre los hijos de la tierra. El hombre no tejió el tejido de la vida; él es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.
Incluso el hombre blanco, cuyo Dios camina y habla como él, de amigo a amigo, no puede estar exento del destino común. Es posible que seamos hermanos, a pesar de todo. Veremos. De una cosa estamos seguros que el hombre blanco llegará a descubrir algún día: nuestro Dios es el mismo Dios. Ustedes podrán pensar que lo poseen, como desean poseer nuestra tierra; pero no es posible, Él es el Dios del hombre, y su compasión es igual para el hombre piel roja como para el hombre piel blanca.”… (Carta del Jefe Seattle al presidente de los Estados Unidos 1855)    http://ciudadseva.com/texto/carta-del-jefe-seattle-al-presidente-de-los-estados-unidos/
Bien, llegados a este punto, coincidiremos en que tantos miles de años de civilización no han servido para nada. No hemos entendido absolutamente nada. Nuestros avances no han ido en la dirección adecuada, todos ellos han sido a costa de otros y demasiada la destrucción que hemos dejado tras nuestro paso. Tanta, que hasta hemos alterado los pulsos de este Planeta y su conexión con cuanto alberga en su interior. El entramado de nuestros hilos ha sido destructivo y desolador para la totalidad del conjunto e incluso para nuestros semejantes, vean, por ejemplo, al pueblo sirio y pregúntenles, o dense una vuelta por África, o por esta desnortada Europa o por los EE.UU., o por Oriente. ¡Un desastre!

Como decía el jefe Seattle: …”Trata a su madre, a la tierra, a su hermano y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneros o adornos coloridos. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solamente un desierto…”


El que siembra vientos cosecha tempestades. Así está escrito, así será.