jueves, 28 de agosto de 2014

POR EL IMPERATIVO LEGAL

El ministro, Sr. Montoro, pierde toda su veracidad, si es que alguna le quedaba y nosotros los españolitos seguiremos desconociendo lo que, por cierto y en justa correspondencia, también habría que argumentar con el “Imperativo legal”, debiéramos conocer y que hasta ahora tan solo intuimos por tantas y tantas noticias en las que ha quedado suficientemente demostrado que, en este viejo y arruinado País, nos ha robado hasta el más pintao.

El imperativo legal cubre no solo las vergüenzas de aquellos –demasiados- que durante decenios, y en los puestos más altos y más bajos, de esta corrompida administración han estado robando con artimañas y sin ellas. Unos lo hacían solos y otros acompañados de sus propias huestes, que también mojaban en la sopa. El caso es que no hay País que soporte tal cúmulo de latrocinios sin que se resientan sus muros más viejos y ancestrales. No es otra cosa este imperativo legal, que la excusa para ocultarnos quiénes nos han estafado durante tanto y tanto tiempo. Apelan a la seguridad del Estado como si el empobrecimiento y pérdida de derechos de la gente no fuera también un ataque a esa seguridad. Les pierde tanta ceguera y tanta usura.

Quizás por ello, el también supuesto cobrador de sobres y presidente del Gobierno haya comunicado a la Merkel primero y a todos nosotros, después, que aún quedan 2 ó 3 años de ajustes y que éstos andarán sobre los 50.000 millones de euros. No se quiénes aguantarán más esta situación de locura y de pobreza y, quizás por ello, se hayan apresurado a reforzar los elementos de defensa de la policía nacional y adquirido hasta un camión de esos con agua a presión. Las decenas de miles de manifestaciones habidas hasta ahora han sido un ejemplo de comportamiento pacífico, que, sin embargo, a este gobierno le indujo a realizar una nueva Ley de Seguridad Ciudadana en la que aquellos buenos manifestantes son considerados como un peligro público. Quizás sepan que nos dirigen inexorablemente al levantamiento y tomen sus medidas.

A todos ellos no les afecta, pues continúan ganando –de nuestros impuestos y tasas- sus buenas pagas. Creen, que manipulando la información, convencerán al personal de que todo va bien. Y salen con este nuevo recorte, que no es moco de pavo y se suma a los 7 largos años de una crisis que no es tal, sino una estafa piramidal de aquellos banqueros y financieros que, como dueños del dinero, hacen lo que les sale de sus entresijos sin que ninguna autoridad, ni ningún Estado, ni ninguna asociación de Estados –cada vez menos soberanos- digan ¡Basta ya! Ellos, los mismos a los que se les llena la boca con aquello de que sirven a los ciudadanos, son meras marionetas de un sistema que nos está conduciendo al suicidio colectivo y que, al ser colectivo, también les alcanzará, que no lo duden ni por un instante.

Así, ese “Imperativo legal” es el cajón de sastre donde guardar los casos de la mafia china, de su anterior majestad, de los poseedores de cuentas en Suiza y demás paraísos fiscales, de la carpeta “Soleado” de Falsana, de expresidentes y presidentes, de consejeros delegados de grandes empresas multinacionales y de grandes e “Ilustres banqueros”, de chóferes y adjuntos, de consejeros y exconsejeros y de toda una ristra de chorizos que han provocado y extendido la pobreza a las gentes que, ni lo eran, ni tenían por qué serlo.

Así, ese “Imperativo legal” preserva a lo que ellos llaman “ESTADO” y ese Estado ya no es el nuestro, no es el de la gente que sufre y padece las miserias por ellos provocadas y que cada día son más legión. Ese ESTADO es una simple ESTAFA. Hasta el buque insignia de la Armada era nido de la corrupción a través del tráfico de drogas. No se libra ni El Tato. Que sepan que la ESTAFA será debidamente tratada, a la altura de lo que merece, aquí y en Francia y en el resto de esta Europa que han dejado morir a su suerte.

A cambio de soportar tales y numerosas ignominias, nos ofrecen trabajos por menos de 500€. ¿Quién puede vivir con 500€? Despidos gratis, contrataciones por horas o minutos. Mientras el barril de crudo baja, ellos suben sus gasolinas; mientras los alemanes ya producen el equivalente a 20 centrales nucleares con las fotovoltaicas, estos fascistas, estos dictadores, buscan petróleo en Canarias y deshacen nuestros huertos fotovoltaicos y pagamos la electricidad como si fuera oro. Sus empresarios quieren más reformas laborales y aún menos derechos para el trabajador. Querrán que el currito les pague por ir a trabajar. ¡Se han, todos ellos, vuelto locos!

En estos pocos años han destrozado todas nuestras esperanzas y las de nuestros hijos e hijas, y se ríen, y se muestran complacidos. ¡Cínicos y malvados! Eso es lo que son.
¡Imperativo legal! En eso se escudan para mantener el orden que ellos han alterado, que han maleado e infectado con los peores virus de la codicia y de la usura de sus sucias y repugnantes almas.

¿Dónde está la Justicia? No la esperen, también se halla infectada y ya nadie cree en ella. Años y años de instrucciones que solo ayudan a los encausados y hacen olvidar los casos pero no las consecuencias de los mismos que se sufren en el día a día. Los causantes de tanto dolor andan libres, mientras que las mayorías penan con las culpas por ellos provocadas.

Unos pocos se ríen de millones y los aplastan con su prepotencia usurpada por la mentira y el engaño. ¿Quiénes se piensan que son? Si no son más que la escoria y la basura que sus padres nos dejaron para nuestro padecimiento, para nuestra y su vergüenza, si tuvieron alguna.


¡Imperativo legal! ¡Váyase usted a la mierda, Sr. Ministro!

sábado, 2 de agosto de 2014

PINTURAS DE GUERRA EN EL PLENO MUNICIPAL DE CARTAGENA

Este pasado lunes tuvo lugar el último pleno antes de las vacaciones de agosto y fue un pleno extenso en su duración, nada, por otra parte, habitual en ellos. Que para algo están los rodillos de la mayoría Pepera.

Como es normal el Pp desestimó todas las mociones y preguntas que los partidos de la oposición le plantearon e intentaron justificar sus posturas desde la arrogancia que su preeminencia de votos, les lleva procurando en las últimas cinco legislaturas. Ni tan siquiera alguna respuesta a la situación de imputada en el caso de Novo Carthago y que, en una batería de nueve preguntas, fue realizada por Ana Belén Castejón a la alcaldesa. Ésta continúa despreciando a los cartageneros y busca la dilatación del caso aprovechando su condición de aforada por el Congreso (Ya han pasado los 30 días que el juez instructor, Sr. Abadía, le concedió para su voluntaria comparecencia ante el juzgado). Pero hubo una excepción, que siempre suele haberlas, con una moción presentada por la portavoz socialista Caridad Rives, que le fue aprobada y, además, halagada su figura política y humana en todos estos años. Según parece, el próximo septiembre, Rives, se reincorporará a su instituto, dando por finalizada, así, su etapa política.

También el socialista Julio Nieto fue objeto de halagos hacia su oratoria y lo bien que lo haría de portavoz de su grupo. En este reparto de mimos no tuvo suerte alguna la concejala y secretaria general municipal, Ana Belén Castejón. Tan mala suerte tuvo, que todo cuanto le dijeron fue, de todo, menos bonica. Hace tiempo que le dedican sus mejores exabruptos, como intentando minarla. Desconocen con quién están jugándose el futuro. Que aquellos sin hipoteca cuentan con algo muy grande como es la libertad para todo. Y, eso, a pesar de que en el 2008 firmara su adhesión a la segregación de Pozo Estrecho de Cartagena. ¿Quién no quiere para su pueblo lo mejor? ¿No es eso digno? En 2008, ustedes llevaban 14 gobernando, ¿Qué dejaron de hacer en dicha diputación para que tuviera esa necesidad de segregarse? Busquen otras excusas con las que atacar, esta no les vale. Y recuerden, sus pretéritos allegados biológicos e ideológicos, juraron lealtad a la II República y tras traicionarla, la mataron. Eso sí es a justiciable, lo otro, es jugar a las casitas.

Nada es porque sí y a cada cosa le corresponde su razón de ser. Veamos: durante estos veinte años de gobiernos mayoritarios del Pp, la oposición ha brillado por su ausencia y, más de las veces, incluso, la sociedad cartagenera ha percibido, ha intuido, cierta complicidad entre el equipo de gobierno y el principal partido de la oposición. Como resultado, en cada convocatoria electoral, el Psoe ha ido perdiendo respaldo electoral. De 13 concejales con los que perdió las elecciones del 95, hoy tan solo alcanza los 5 y el último resultado en las europeas, el número de votos superó, en poco, los 10.000 de un censo de más de 150.000 electores.  No es, que digamos, una buena trayectoria, más bien todo lo contrario.

Ni las dos legislaturas de Zapatero en La Moncloa significaron algún cambio. Así, es fácil afirmar y asegurar que el Psoe en Cartagena ha permanecido en un “fuera de juego” absoluto. O sea, que ser “buena persona y gran política” hay que entenderlo según quién lo diga. Y, como en este caso, quien lo dice son los del pepé, pues como que les jode la posibilidad de perder alguien con tales atributos y que tanto, parece, les ha satisfecho. A muchos nos gustaría poder subscribir lo de “gran política”, pero los datos son fríos y en nada ayudan para ello.

Después tenemos el elogio a la excelente oratoria de Nieto, que nadie la duda, pero de la que podemos hacer una matización: ¿De qué te sirve tener el espíritu henchido y el estómago vacío? Siempre es al revés, primero llenamos el estómago –damos satisfacción a lo básico para vivir- y después nos permitiremos el cultivo de las artes plásticas y oratorias. ¿De qué sirven los grandes oradores si no ganan una elección? Ganar una elección significa la posibilidad de aplicar tus políticas, en este caso, las socialistas, para intentar que el progreso y las necesidades más básicas estén cubiertas y atendidas por los poderes públicos, que para eso nos sacan nuestros dineros en tasas e impuestos. A intentar los repartos igualitarios entre todos los que conformamos estas sociedades que nos hemos dado. A evitar que unos listillos nos roben en nombre del poder político que les damos y que no les pertenece. A luchar por conseguir que estos neoliberales y neoconservadores obtengan poder alguno del ciudadano. ¡Desenmascararles y denunciarles! Para eso no hace falta oratoria alguna, hacen falta otras virtudes.

Al Pp municipal en Cartagena les ha fastidiado muy mucho la aparición de una jovencita –Ana Belén Castejón- que derrocha la energía propia de su juventud con una única finalidad: Acabar con los despropósitos y los desgobiernos de un partido conservador y de derechas que, tras veinte años, ha sido incapaz de solucionar los problemas de Cartagena. Por eso la critican, la menosprecian, la ignoran y la quieren hundir, antes, incluso, de que llegue. Demasiado miedo aflora en sus filas, si llegara algún día en el que pudieran abrirse los cajones y destaparse las alfombras de tanto y tanto desgobierno municipal.

La temen, esa es la verdad. Saben que no ha irrumpido en la política municipal para llegar a acuerdos interesados solo para unos pocos. Quiere levantar todas las alfombras consistoriales y, si la ciudadanía la apoya y su partido la respalda, devolver la dignidad, el progreso y el desarrollo – a todos los niveles- de una ciudad desbastada por políticas clientelares y de mesa camilla. A eso tienen miedo, a perder la tranquilidad que, hasta ahora, consiguieron con los grandes oradores y las grandes políticas que, olvidándose de su única misión, optaron por otras más cómodas y placenteras.

Desconocemos cuál será la voluntad y a quiénes apoyará el partido socialista local y regional, de si optará por más de lo mismo, o, como ha ocurrido a nivel nacional, hará por cambiar los vicios de tantos años de oposición y permitirá que la honradez propia de toda juventud pase a romper con tanto y tanto inmovilismo y aceptación de lo inaceptable social, política, económica, y culturalmente.


Lo que es indudable es que apenas cuentan con 9 meses antes de las elecciones locales y autonómicas, para recomponer el partido y devolver a la ciudadanía la credibilidad que llevan perdida. Quizás sea su última oportunidad para seguir en este juego de la política, pues muchas son ya las alternativas, y poco el tiempo, que corre en su contra. 

jueves, 31 de julio de 2014

DEL CAPITAL Y DEL TRABAJO

Estos últimos, los del trabajo, son una especie casi a extinguir porque, cada vez más, son sustituidos por máquinas más complejas y eficientes. Ya no quedan trabajos en los que los trabajadores sean imprescindibles. Cualquier máquina, hoy, es capaz de realizar las tareas más difíciles. Y ya no se trata de tan solo una máquina, porque, a esa una, se le pueden ir añadiendo todas las necesarias para que la totalidad del proceso productivo sea realizado. Y, así, es.

Hasta aquellas operaciones más sensibles como puedan ser las intervenciones quirúrgicas, son, cada vez más, realizadas por sistemas informáticos y brazos robotizados de una precisión y exactitud muy superiores a las propias de los mejores cirujanos. Además la aplicación de los nuevos descubrimientos médicos son interconectados a esas máquinas que llegan, incluso, a elaborar nuevas propuestas y soluciones. Y, como en todos los casos, estas máquinas no necesitan desconectarse para descansar ni tomarse una cerveza con aperitivos.

Recientemente idearon la impresora capaz de construir lo que usted necesite. Incluso se ha llegado a construir una para la edificación de viviendas. Y no olvidemos de que no es necesaria nuestra presencia para la realización de cualquier tarea, sea esta la que sea.
La aviación comercial y de pasajeros pronto prescindirá de sus pilotos y controladores aéreos. La navegación marítima, sea la que sea, igual. Y el desplazamiento terrestre, ni siquiera el propio, necesitará de nuestra atención. Ya los ejércitos destinados a matar, matan en diferido, sin bajas, ni hospitalizaciones, ni pérdidas materiales en sus filas y desde miles de kilómetros.

Tan solo falta la eliminación de la obsolescencia y entonces esas mismas máquinas pasarán a ser prácticamente eternas y jamás necesitarán de reparaciones. Como mucho, alguna que otra actualización, que, por supuesto, llevarán a cabo otras máquinas.

Los métodos de enseñanza serán diseñados por las propias máquinas y la enseñanza, como hasta ahora la hemos entendido, será modificada en su totalidad. No necesitaremos de guarderías, ni colegios, ni institutos, ni universidades. Todo lo tendremos en casa.

Así la transformación social, política, empresarial, laboral y cultural en la que estamos inmersos nadie sabrá a qué destino nos llevará.

La primera consecuencia de todo esto y hoy, lo llamamos paro, desempleo; y pronto exceso de población ociosa que consume más de lo que produce –no produce nada-. En los actuales parámetros, el factor “Capital” dirá que tantos y tantos trabajadores no le son necesarios y que algo habrá que hacer, que ellos no estarán, ya no lo están, dispuestos a mantener a tantas personas por la jeta. Que alguien tendrá que tomar medidas aunque éstas no sean entendidas por las masas, que el equilibrio ha de ser el adecuado y que si el “Capital” ha posibilitado tanto y tanto progreso técnico, el “Trabajo” no va a vivir a su costa, sin dar palo al agua. Si aquellos del “Trabajo” no son necesarios en las cantidades pasadas, hoy habrá que tomar las correcciones adecuadas al nuevo paradigma. La sostenibilidad del planeta depende de ellas.

O sea, queramos o no, hay que hacer un reajuste poblacional. Si hoy no son necesarios tantos profesionales, ni tanta gente para producir lo que necesitamos –o lo que dicen que necesitamos-, mañana, esas necesidades de mano de obra, será menos necesaria. En Inglaterra están desarrollando el proyecto de una isla totalmente autónoma y autosuficiente. Pero claro, será solo para los del “Capital”, para aquellos que tengan el suficiente dinero para pagar lo que cueste vivir en tan maravillosa isla. Porque es claro que el reajuste poblacional será por abajo, para aquellos que no dispongan del “Capital” necesario.

Qué mal lo tenemos los que pertenecemos a la masa, al “Trabajo”. Nos harán ajustes para que tan solo los necesarios vivan, el resto, a la morgue.

Por lo tanto, no se ilusione con un mundo parecido al edén biblíco, pues, ese espejismo tan solo pertenece a los del “Capital”, que para eso tienen la pasta y las máquinas. La Humanidad cambiará a Capitalidad. Es más exacto y real.


¡Que les dure!

domingo, 20 de julio de 2014

EL QUE SI

Que si los del Cabal; que si los dragones blancos; que si el FMI; que si el BIP; que si los EE.UU.; que si los rusos; que si los sionistas; que si los BRICS; que si los de Irak; que si el dólar; que si el rublo; que si el dinar; que si los ingleses; que si NESARA; que si los Breton Woods; que si el NOM; que si los chinos; que si Venezuela; que si Irán; que si la City; que si Corea de Norte; que si Wall Street; que si la CIA; que si el M16; que si el Mosad; que si el petróleo; que si los de los calaveras y huesos; que si los de Malta; que si los rosacruces; que si los masones; que si los pedófilos; que si el Vaticano; que si las multinacionales; que si la ONU; que si el hambre; que si las guerras; que si el VHI; que si otros virus; que si el agua; que si los chemtrails; que si los crop circles; que si los reptilianos; que si los draconianos; que si los satánicos.

Que si JPMorgan; que si Morgan & Stanley; que si la reserva federal; que si tornados, huracanes y tifones; que si lluvias torrenciales, que si sequías; que si fuegos colosales; que si terremotos; que si tsunamis provocados; que si los Rothschild; que si las guerras; que si mueren niños; que si ladrones y corruptos; que si el sol no es lo que parece; que si la tierra es, además, hueca; que si tan solo somos un experimento; que si no hay dios que valga; que si el dinero es el que manda, el único dios; que si el oro; que si nos enferman adrede?; que si el azúcar; que si la leche; que si la coca-cola; que si el mal de las vacas locas; que si el ébola y la malaria; que si la cola del paro que no cesa; que si unos dicen A y otros B…

Que todo es una pura mentira que nos domina sin saberlo o sabiéndolo. Pero de la que no podemos aislarnos aunque ese fuera nuestro deseo. Estamos bajo el férreo dominio del mal, pues a pesar de que podamos vislumbrar cosas buenas, éstas quedan empequeñecidas, anuladas por tanta fealdad y por tantos y tantos que trabajan, con denuedo, en destruirlas. La balanza siempre ha estado y está desequilibrada hacia el lado que no debiera.

Seamos lo que seamos no somos libres, nunca lo fuimos, ni nuestro planeta nos pertenece –si lo fuera no lo trataríamos como lo tratamos-, otras fuerzas conocidas o no, son las que nos ordenan y mandan a hacer lo que, realmente, nunca quisimos hacer y, creo, no forman parte de nuestra verdadera naturaleza. Nos condicionan de tal forma, que nos educan en contra nuestra propia voluntad, en contra de mejorar la belleza de este mundo, en contra de mejorarnos como seres buenos. Tan solo en una competición de la que nunca somos victoriosos por ser contradictoria con nuestra naturaleza, competimos en su favor. Vencemos y destruimos al contrincante en una lucha que a nada nos conduce realmente. Nos llaman humanos y no lo somos, esa es la paradoja de nuestra raza y no hacemos nada por remediarlo, o si lo hacemos, es del todo insuficiente, no basta. Y, quizás, todo sea porque nos han negado nuestra verdad y nuestra realidad, nos han engañado desde nuestros principios y nos han contado mentiras que se suceden en el tiempo sin tregua alguna. Mentiras que ya no cuelan pero que persisten, que, bien, ya se encargan ellos.

Esa resistencia por saber nuestra verdad está provocada por aquellos a quienes interesa que permanezcamos en esa oscuridad en la que estamos, en la que siempre hemos estado. De secretos está el mundo lleno. ¿Cuál será el motivo? ¿Cambiaría nuestra aptitud, nuestra disposición a las cosas tal y como las conocemos ahora? ¿Sería nuestro mundo distinto y, por ello, mucho mejor? Ese bucle en el que nos tienen presos, ¿Se puede deshacer? ¿Es posible, si somos liberados del rizo, alcanzar la paz, la libertad y la fraternidad –nuestros sueños más profundos-? ¿Tendría comparación ese mundo con el actual? ¿Podríamos nosotros solos acometer tal empresa? ¿Podemos o necesitamos la ayuda de otros que entiendan nuestro deseo de cambiar?

Continuamos siendo una raza esclava, pero no sabemos con certeza quién o quiénes son nuestros amos. Forma parte del macabro juego, ser esclavo y no saber contra quién has de rebelarte, contra quién has de luchar. Es perfecto.

Porque entre aquellos y nosotros, contamos con infinidad de intermediarios diferentes y distintos para complicar la identificación final y real. Así, tan solo reparamos en lo más inmediato y cercano y somos incapaces de elevar nuestra atención por encima de las nubes. Según donde vivas identificas a unos como buenos y a los otros como los malos. En eso te educan y enseñan. Nada más.

El qué obtengan como premio por mantenernos en la ignorancia más grande, es un misterio. Quizás, las razones metafísicas y/o electromagnéticas tuvieran la respuesta. Pero no llegamos a entender aún, no nos dejan.

Mientras, seguiremos obedeciéndoles y continuaremos matándonos los unos contra los otros. Nuestra sangre y nuestros espíritus seguirán derramándose gratuitamente, y quién sabe, si provocando el regocijo de algunos monstruos infernales, a los que servimos como alimento.


Que sí……………… que Amén.

viernes, 18 de julio de 2014

UNA TIERRA SOLEADA DE LADRONES

Eso es lo que es nuestra vieja España, una tierra de ladrones. Y el que no roba es, sencillamente, porque no sabe cómo hacerlo o es gilipollas, porque, pudiéndole hacer, no lo hace. Para más INRI esto es lo que dicen las gentes, cuando saben de “algún gilipollas”. O sea que el honrado pasa a ser un gilipollas, según el vulgo. Hasta ahí llega la cosa de la des-formación secular de la que hemos sido objeto.

Toda nuestra historia ha sido siempre un robo continuado de las clases más pudientes a las menos. Y llegaron a convencernos de que eso es lo normal y natural, lo evidente, lo justo. Por algo siempre se dieron como prerrogativa que todo cuanto hay bajo este suelo les pertenece solo a ellos y que nosotros, el pueblo que nunca alcanza soberanía alguna, estamos a su servicio para lo que a ellos les haga falta. Y, en esta pseudo-democracia, ídem de ídem. Porque al no ser una democracia real –el pueblo no es el soberano-, los pudientes cambian las tácticas de su ladrocinio; aunque el resultado sea el mismo: los españolitos con lo puesto y aquel que se descuide, a la cárcel. Que alguien tendrá que ir. Que han de justificarse tantos y tantos juzgados, tantos y tantos jueces, tantos y tantos abogados. Una justicia a la que pusieron precio para aquellos que puedan pagársela y los que no, a tragar, conformarse o directamente al trullo.

Nuestra tierra fue famosa por sus bandoleros, que viendo lo que veían se apuntaron al carro y como su formación económica y jurídica no daba para más, lo hacían desde la ilegalidad más desnuda y con el trabuco entre las manos. Un gran error que les hacía pagar sus fechorías con el garrote vil. Qué ilusos y qué cándidos nuestros serranos bandoleros. Hacía ellos, que tanto perturbaban el orden económico y social se dirigían todos los esfuerzos de La Ley y del Estado. Solo ellos eran los ladrones. ¡Qué osadía robar al poderoso, al único soberano!

Nunca esos esfuerzos de La Ley y del Estado se encaminaron hacia los que verdaderamente alteraban el orden económico y social: los bien vestidos y confesos hombres de maneras refinadas y hablares de cierta cultura y formación putrefacta. Tampoco hoy, en estas décadas donde el más pintao ha robado, vía directa o indirecta, todo cuanto en sus manos ha sido posible, se dirigieron hacia ellos los esfuerzos de La Ley y del Estado. Para tres o cuatro juicios en marcha, cientos o miles que prescribirán como mandan los cánones. Y aquellos que se enjuician no pagarán nada comparable con lo robado, ni con el daño social producido, ni devolverán todo lo sustraído. Quizás aquel garrote vil fuera hoy mejor que ayer. A aquellos bandoleros los dibujaban en retratos que eran colocados en las plazas públicas para conocimiento del personal y para posibles delaciones. Hoy no. Hoy a aquellos evasores fiscales se les ampara desde el Estado y no hacen públicos ni sus nombres ni sus retratos. Demasiado importantes han de ser, demasiado alto su status para que anden en boca del populacho, demasiado riesgo para el orden y La Ley. Se les ampara, cuando no se les perdona o indulta. ¿No son, siquiera cómplices, estos que ocultan este tipo de informaciones? Parece que no, hay quien tiene los datos de más de 500 hombres y mujeres que han defraudado, incumplido, evadido sus obligaciones con la Hacienda y se les oculta, se les ampara y defiende. Entre ellos se defienden del vil populacho.

No me resistiré a recordar a Arturo Fasana, el bróker de la evasión a Suiza de todos los españoles con posibles y contable suizo de la trama Gürtel. Cuando los inspectores españoles acudieron a sus oficinas en Suiza en busca de documentos relacionados con la Gürtel, repararon en una carpeta, que si no recuerdo mal, estaba identificada como “Soleado”:

“¡Deje usted eso en su sitio. Si le enseño el contenido de esa carpeta hunden a España!” Fasana, que no está acostumbrado a elevar la voz por haber sido educado en los mejores y más exquisitos modales, increpa así a los agentes españoles. Uno de los inspectores alarga la mano para coger una carpeta que pone “VIP´S” y Fasana, intentado recomponerse les dice:

“-Por favor, deje eso en su sitio. No está dentro de los contenidos de la comisión rogatoria.”
Como verán lo importante es preservar España y no a los españoles y así nos va y estamos como estamos a punto de la quiebra económica, social y política más grave de los últimos siglos. Pero se preserva a los delincuentes de guante blanco que permanecen impunes y ajenos a cualquier investigación. Como si ellos, solos, fuesen España, precisamente.

Alguien reconoce la trascendencia criminal del contenido de una carpeta, pero los inspectores no pueden ni tocarla, pues no han venido por eso. ¿Cómo se llama este juego? Qué norma o ley puede amparar que dicha carpeta u otras se mantengan ocultas.
Es aquello de que si le debes 5 euros a un banco, te pueden hasta embargar los calzoncillos, pero si les debes 5 millones ya es otra cosa.

Lo que más me extraña es que no proliferen más los bandoleros en la sierra, pero claro, hoy con tanto adelanto y GPS, saben, en seguida, dónde te ocultas y ya no es tan fácil como antes. Que no es lo mismo contar con el amparo del Estado y La Ley que el de los árboles, altitudes, rocas y cuevas de la montaña. No se pueden comparar, amigo. Además te promulgan nuevas leyes para que, pase lo que pase, te hagan lo que te hagan con tu dignidad de ciudadano (Que para ellos nunca debiste tener ni tendrás) te mantengas en silencio, oculto en tu casa –si aún te permiten tenerla-, y no hables con nadie igual o más indignado que tú y, sino obedeces, te coserán a multas y multas que quizás ni puedas pagar y, entonces, al trullo. Ahora van a prohibir el derecho a la huelga, porque al final, ese es el objetivo: que trabajes dando las gracias minuto tras minuto y, si te pagan algo por todo tu tiempo y trabajo, que beses el suelo por donde pise el jefe o el dueño de tan honrosa y loable empresa con doble contabilidad. Y ni se te ocurra ponerte malo, ni pedir permiso para ir al baño. En algunos países te limitan a 6 minutos esa visita y te premian con unas monedas si no vas a ellos y en otros han puesto pañales –que descuentan de su salario- a los trabajadores, y que, cuando lleguen a casa, se los quiten o cambien, según autorice o no la pareja (Así se ahorrará la limpieza del saneamiento y derroche de agua) Si todo al final es cuestión de acostumbrarse, porque, al fin y al cabo, somos solo eso, un animal de costumbres, ¿O no?

Vamos mejorando porque somos más productivos y así, algunos podrán robar más, porque esos algunos, hoy, son millares y millares y necesitan más que antes.

Pues ya lo sabe, España siempre fue tierra de ladrones y lo sigue siendo hoy, aún más. Pero no se equivoque, los ladrones no son como usted o como yo, son de guante blanco, los próceres de esta España y su triste y siempre negra historia. Usted y yo somos los que trabajamos y pagamos para que ellos se lo lleven a Fasana, y los archive en la carpeta “Soleado VIP´S”.


¡Que le aproveche!

lunes, 7 de julio de 2014

REALIDADES DEL ACTUAL SOCIALISMO CARTAGENERO

Tienen que ser muy mediocres para no querer ver esa potente ráfaga de luz delante de los ojos y no verla o tener a una líder innata e ignorarla, siendo como es de cicatera la Naturaleza en proveernos de buenos líderes. El caso se da en Cartagena, donde una chica joven, Ana Belén Castejón, da muestras de su capacidad para el liderazgo y de su compromiso para hacer la oposición que nunca se hizo por parte de otros, que tuvieron y tienen esa responsabilidad y nunca la ejercieron como debieran.

Esos otros que llevan décadas dormidos sobre los laureles de la consolación y que, comicios tras comicios, solo obtienen fracasos y pérdidas de apoyos de los ciudadanos que, lejos de ser tontos, perciben, a las claras, quienes defienden y quiénes no, sus intereses como principales accionistas de la mayor empresa local que todos pagamos.

Da igual que pertenezcan al mismo partido, pues, lo que les prima a esos otros, ni es el partido, ni los intereses ciudadanos y su bienestar. Son los suyos propios e incluso, me atrevería a decir, aquellos de los propios del gobierno y de otros que siempre permanecen en la sombra del tambanillo. Esa y no otra es la percepción de su trabajo por parte de todos los espectadores.

Ocurre, entonces, que los que están –perdedores natos y atados por los compromisos apalabrados con los enemigos políticos- mueven todas sus fuerzas e influencias para cortocircuitar el natural y necesario surgimiento de una, en este caso, lideresa. Dificultan, con la grava más ruda, todo lo que está en sus manos para que ese partido –PSOE- al que deben todo, siga anclado en los muelles secos de una inoperancia teledirigida y harto manifestada por la desconexión con quienes verdaderamente son sus fuerzas de apoyo y fin principal: Los ciudadanos-as, en este caso, cartageneros.

Hace años, demasiados ya, que un alto dirigente me confesaba que el partido estaba mejor en la oposición. Y hace menos tiempo, otro, me dijo que las elecciones locales se ganan o pierden en Madrid. Con estas afirmaciones demuestran, así, una actitud de lo más nefasto y deplorable para los intereses de un partido político con aspiraciones de gobierno. Y personajes así, son los que han conducido al PSOE a la situación actual… caminito hacia la nada. Gentes así son elegidas democráticamente en las asambleas correspondientes. Lo que sucede es que los militantes que los eligen no suelen ser los mismos, pues ya se encargan ellos de que esa militancia que les apoya, sea diferente de una vez para la otra. Siempre han controlado esos censos y lo han hecho para salvaguardar “Sus proyectos políticos” que quedaban reducidos al reparto de los, cada vez, menos puestos institucionales. Qué les importa a ellos que, en estas décadas, se pasaran de 30.000 votantes a 10.000 en las últimas europeas. Ellos ni se mueven, ni rectifican, ni modifican, ni alientan, ni provocan, ni quieren… Con solo mantener “Su puesto” ya les vale. Pues, para eso les sirve el partido del que han hecho instrumento de sus ambiciones personales y particulares. Todo ello, en vez de ayudar, de colaborar y de reconocer a quien demuestra tener buena madera y carecer de hipoteca alguna para liderar el proyecto; de ponerse a su lado y trabajar para cambiar la deriva. De hacer una oposición digna, de no pasar ni una. De defender los intereses de sus vecinos y vecinas, que no es otra cosa su obligación.

Sin embargo y, a pesar de todo y de tanta mediocridad y falsedad, dentro del propio organismo surge el milagro y alguien dice: ¡Basta ya! Y tras un corto periodo de tiempo, (A los líderes no les hacen faltan décadas, porque su liderazgo es innato y fácilmente detectable) es capaz de dar los giros necesarios para volver a ilusionar a mucha gente y aglutinarlos en la defensa de lo que siempre tuvo que ser, que no es otra cosa que ejercer, con dignidad y decencia, los intereses de aquellos que votan o que querrían hacerlo al ver un trabajo serio y honesto. De ganarse el pan, que se dice.

Pero, como usted ya sabe, en el interior de las puertas suelen haber cerraduras y pestillos que pretenden dificultar, en todo lo posible, el acceso, no vaya a ser que las interioridades y los internos sean removidos por el milagroso huracán. Ahora sí, se apresuran en engrasar todos los impedimentos, locales y regionales, para intentar que el huracán pase sin más y se diluya en una mera tormentilla. Surgen personajillos de la cerrajería de amplio espectro en ayuda de estos y piensan que otros vientos les traerán, sin más, los votos perdidos y por decantación. Qué equivocados están y qué anclados en los muelles secos donde ni el agua roza sus cantos. Y con la de muelles nuevos que han aparecido y con agua cristalina que da brillo y lustre a la vieja piedra. 

Estas son las realidades y las dificultades internas que hay que añadir a las no pocas externas. Buscan el agotamiento y el cansancio e incluso algo de chantaje, si se quiere, cuando se buscan otras posibles ubicaciones para el huracán. Flaco favor y pésima dirección política el atender a estos viejos empecinamientos por mantener lo obsoleto e inoperante o, simplemente, ninguna amplitud de miras.

Detonan cohetes en el aire intentando que la nube preñada de aguas limpias pase sin más. Pero yo creo que están equivocados, una vez más, y esta nube, este huracán, seguirá hasta limpiar todo lo impuro, lo de dentro y lo de fuera. En eso confiamos muchos…


… Por el bien del socialismo en Cartagena, que tanta falta nos hace en esta sociedad neoliberal y neoconservadora donde la corrupción y el pillaje triunfan a costa del empobrecimiento y la miseria de la gente.

domingo, 29 de junio de 2014

EL YA ABANDONADO HOSPITAL DEL ROSELL, ¿PODRÍA SER GESTIONADO POR LA UCAM?

No me parece, para nada, descabellada esta idea, y más analizando cómo se han ido, sibilinamente, desarrollando las cosas. El P. Impopular mantiene una relación simbiótica con esta universidad católica y, todo  cuanto pueda hacer, será hecho en su beneficio, como ya en el pasado lo fue en Murcia capital. Hace unos años, en Cartagena ya intentaron, la propia alcaldesa, su amigo Trillo y el diputado Ayala, adjudicarle las instalaciones del antiguo CIM, hoy sede de algunas disciplinas de la UPCT y museo naval. No les salió bien la jugada, gracias a la aptitud de mucha gente que vio claro la importante pérdida que supondría el CIM para lo público. Así, parece que le deben algo serio y contundente por aquel fracaso, y que ese algo pudiera estar cerca de materializarse cediéndoles, ahora, este emblemático hospital cartagenero, hoy cerrado a cal y canto, como bien sabemos y sufrimos. Estaremos atentos, sino hay buenos visionarios que lo impidan, de cómo otro bien público pasa a manos privadas, en este caso, ungidas por la bendición papal (He de abrir este paréntesis porque las imágenes que hoy he visto del sumo me parecen increíbles. Pero, si hace unos días estaba como las rosas este papa argentino, lleno y pletórico de buenas ideas que no se callaba, y que ponía en muchos compromisos a esa curia romana de grandes ejecutivos, secretarios de estado, brókeres, arzobispos, obispos y cardenales con tacones. No quiero ser mal pensado, pero esas imágenes de Francisco me las conozco, se lo podrían estar cargando, lenta pero irremediablemente, porque él no es nadie para enfrentarse a tanta cucaracha, ni al chollo que tienen montado con la usurpación de aquellas maravillosas palabras y hechos del tan Jesús de Nazaret, pues hace ya milenios que quien les guía no es el tal Jesús, sino aquel que lo tentó durante 40 días y 40 noches en el desierto, que ésta y no otra es la verdad y siempre bajo mi mísera y parca percepción de las cosas, pues, solo así se podría explicar y entender el mundo donde mal vivimos, mi querido y paciente lector)

Volviendo al tema que nos ocupa: Las cosas que gustan a estos del P. Impopular, desmantelar lo que es de todos, público, para que unos pocos, hagan de ello, su negocio privado y que siempre les será muy bien agradecido en otros cargos y pluriempleos. Estos son los negocios que estamos  acostumbrados en Cartagena y en esta España de saldo, gracias a las nefastas e interesadas políticas del P. Impopular: Privatizar lo Público, socializar las pérdidas y privatizar los beneficios. Según parece, a los últimos en abandonar el hospital, los psiquiatras, su adiós les fue más llevadero con un obsequio de última generación informática, que les hicieron llegar antes de su marcha. No se sabe bien quién remitía el obsequio, pero no será muy difícil suponerlo, si pensamos en aquellos que utilizan el regalo y la dádiva como elemento disuasorio. Mutis por el foro.

En estos años, dese la apertura del nuevo hospital de Sta. Lucía, hemos asistido al lento, pero constante, desmantelamiento del Rosell. Ha habido multitudinarias manifestaciones en contra, encierros de vecinos, protestas por doquier. También ha habido un incumplimiento, grave, muy grave por lo que representa, de lo aprobado por nuestro parlamento regional en 2010, según el cual, Cartagena mantendría sus dos hospitales públicos y al 100%. En toda esta triste historia reparo en un hecho: ¿Dónde han estado los médicos especialistas y cirujanos? Nunca les he oído decir lo más mínimo a la inmensa mayoría de ellos, siempre estuvieron en silencio y a las órdenes de sus superiores. No ha sucedido como en Madrid y otras ciudades donde sí que han participado muy activamente y, quizás por ello, ganado la batalla a la privatización de la sanidad madrileña. Por el contrario, sí han estado los enfermeros-as, y todo el personal sanitario por debajo de la cúspide de los que cuentan con colegios profesionales que, de forma tan unilateral, defiende los intereses de sus colegiados, que, casi siempre, en nada coinciden con los usuarios de la sanidad.

Esos colegiados que cuando desde el gobierno regional, apuntan a un necesario recorte salarial de 100 millones de euros, se fueron raudos a ver al ahora huido Valcárcel, a explicarle clarito cuáles podían ser las consecuencias de ese recorte y éste comunicó de inmediato a su consejera que se olvidara, que los recortara de otras partidas, que los médicos y cirujanos son intocables, como los de Eliot Ness. Después, las listas de espera para todo y que siguen aumentando; los despidos del personal no colegiado; la falta de medicamentos hospitalarios, etc., etc., que son parte de las consecuencias propias del no recorte salarial.

Estos trabajadores se han constituido en una casta que conocen perfectamente cuál es su poder de disuasión ante el poder político y lo utilizan cuando es menester. Una huelga de médicos en un hospital no es cosa baladí y sus consecuencias, inmediatas, dolorosas y mal recibidas por la población en general que, entonces, sí se alarma y monta el Cristo. Recuerdo aquellas que hicieron en los ochenta-noventa, donde, entre otras cosas, exigieron un plus de exclusividad importante y que lógicamente obtuvieron. Exclusividad que nunca han respetado -pero que sí que cobran- pues, los hospitales privados se nutren de estos especialistas y las tardes son su jornada o sus propias clínicas en casa o en el centro de salud privado. Sus horarios así se lo permiten, que es otro de sus privilegios.

Cómo no van a ver listas de esperas de años, ellos son los más interesados en que las hayan, que sus buenos dineros ganan con su pluriempleo. La concertación con hospitales privados mucho se debe a esta situación que, sería muy distinta si tuvieran taxativamente prohibido trabajar para el enemigo. Te llaman por teléfono y te dicen: “Que si usted quiere le podemos operar en tal concertado pasado mañana por la tarde”. Si dices si, te operan, si dices no, sigues en la lista hasta el infinitum. Además, esas ganancias del pluriempleo, en algunos casos, ni cotizan, ni pagan impuestos. Dinero negro que se llama o economía sumergida, elija usted. Nada por dejar paso a los miles de licenciados que no encuentran su puesto de trabajo, usurpado como está por estos aristócratas de la sanidad. Poca solidaridad o más bien ninguna hacia sus nuevos colegas, que tienen que ir a otros países en busca del curro que aquí otros les impiden.

Al poco de asumir las competencias de sanidad esta uniprovincial Región, pésimamente gestionadas por el imputado Marqués, consejero del momento, y con una financiación deficiente desde sus inicios, los salarios de estos duques (gobiernan territorios fronterizos) de la sanidad fueron subiendo y subiendo hasta incluso superar a los de otras comunidades autónomas con más población y con mayor PIB. E, incluso, aquellos marqueses (tienen ejército al mando, el emperador les concede tierras)  se han estado repartiendo sobresueldos por cumplir objetivos y por la gestión de sus servicios. Como si la productividad no estuviera contemplada ya en sus haberes.

Con todo ello y otras cosas, podemos entender cómo en 2006, la Consejería de Sanidad de la Uniprovincial Región tenía, a 5 años de recibir las competencias, una deuda de 65 millones de euros y tan solo en tres años más, en 2009, la deuda superaba ya los 839 millones. A partir de ese año, esa deuda no ha parado de crecer y sobrepasa los mil millones con mucha soltura y distancia y que estamos pagando y seguiremos pagando los del pobre y árido agro que nos han legado y que no tenemos colegio que nos ampare. La llegada de la consejera Palacios en 2007 y hasta su marcha en 2014 puede considerarse como la “Peor imposible” Disparatados e inflados organigramas de jefaturas y más jefaturas para dar contento a marqueses y condes de lo sanitario, olvidándose de lo verdaderamente importante. Hoy, esta sanidad heredada es insostenible. Son más de 12.000 empleados en la sanidad y una minoría de ella mantienen una serie de privilegios que no son consecuentes con la realidad que todos vivimos. Bien que podrían ayudar, pero eso les significaría la pérdida de cuanto llevan conseguido y parece que no estén muy dispuestos a ello, no olvidemos que son una casta dentro del gremio, son los aristócratas de la medicina y del pluriempleo.

Ya apuntaba el dueño de la UCAM, José Luis Mendoza, “Habría que privatizar parte de la sanidad pública” para ayudarla a salir del agujero donde la llevaron sus amigos, se le olvidó decir. Quizás estén buscando el momento más adecuado para  perder el Rosell como bien público, y desde el Sta. Lucía puedan, por las tardes, acudir al que fuera su otrora lugar, aquellos de la casta aristócrata sanitaria.

Ellos realizarán su negocio y nosotros perderemos algo más de lo público, de lo que es de todos, para su exclusivo beneficio. Ellos más ricos, nosotros más pobres y sin el Rosell.


¿Permitirán los cartageneros esta jugada?