jueves, 27 de noviembre de 2014

CORVERA Y MÁS COSAS

Hay cosas que aunque las tengamos a la vista y delante de nuestros ojos, no las vemos. Me refiero al propio nombre de CORVERA, una de las pocas palabras que podemos obtener cambiando el orden de las letras es: REVOCAR y revocar significa “Dejar sin efecto una concesión, un mandato o una resolución”

¿Ves que fácil? Otros, sin embargo, llevan años y años con un caprichito de aquel que se fue a Bruselas tan contento y feliz, para llegar a esa situación que, solo la alteración de las letras, indica que sucedería. Mientras tanto, los ciudadanos de esta ignorante Región, pagando esta, como tantas otras, fuente de despropósitos y negocios privados. La vajilla y la cristalería están más que completadas pues en estos 20 años, han comprado y vendido más papeletas de las necesarias. Pero no hay mesa que soporte el peso de tales ajuares, ni fulano que lo quiera. Porque ese ajuar del que nos han ido dotando está más endeudado (Más de 7.000 millones de euros) y, además, es un ajuar inútil e inservible al que habría que dotarle, aún más, de nuestros impuestos, y nuestros bolsillos ya están más que vacíos y no servirían para nada.

Los encargados de la compra del ajuar regional han dispuesto de toda la confianza, quizás motivada más por el engaño y del silencio cómplice de aquellos que sí obtenían sus porcentajes en los beneficios del sin sentido continuado. La cuestión es que aún quedan demasiados que opinan que el ajuar está bien y que es práctico, o eso dicen algunas encuestas. ¡Pobres! Los platos y cubiertos para el postre no los pagaremos directamente, sino en diferido, pues es el gobierno español, otro peor, el que pagará lo que decían pagaría Bruselas. Es lo de la Paramount, que siguiendo el juego inicial, nos sale TUMOR PA NA´. Y en eso se convertirá, gracias a sus pésimas gestiones de lo público al beneficio de lo privado.

Echando cuentas de estos veinte largos y penosos años, no salen ni utilizando a Garre que, por mucho REGAR, no conseguirá na´ de ná. Que de donde no hay no se puede sacar, amigos. Que no han traído ni una gota. Este hombre que se ha pasado media vida sin dar palo al agua, como diputado y senador y que se vio donde se ve, por los peores designios del peor de los peores de esta manada de animales depredadores con alas, pico y emplumados.

Dice Rajoy que no hay que generalizar, “que España no está corrompida, España tiene algunos corruptos” Le puede su cinismo. La realidad es la que es, y lo es, porque en este viejo y cansado País seguimos rindiendo pleitesía a quienes nunca la merecieron. Y les rendimos pleitesía porque ellos utilizan el miedo y la mentira como armas de ataque. Puede, eso espero, que pronto este viejo pueblo despierte a su ceguera y rompa ese cordón umbilical del miedo y del vasallaje secular y los mande a la calle, a la puta calle, a ganarse la vida como todos. Una de las mejores cosas que nos pueden ocurrir es que  nadie les vote nunca más y este partido, descendiente de las peores alimañas, se haga añícos. ¡Desaparezcan de la vida pública y de la democracia en la que nunca creyeron!

Que se quejan los cartageneros de financiación insuficiente para el AVE a Cartagena, ¿Qué problema hay? Se modifica y se anotan más millones, que no pasa na´ y todo sea por acallar las voces más sensatas. Que la UPCT, en un informe bien estudiado y objetivo, dice que el AVE es viable en la actual estación y que es fundamental para solucionar los problemas urbanísticos, qué les importa a ella (Alcaldesa) y a ellos (Palmeros) Ellos van a lo suyo, que es seguir engañando a la gente.

Que Contentpolis se vino abajo, pues se sacan de su chistera, sin fondo, lo del barrio de emprendedores, c-tracción y te cuentan otra más película de color de rosa, que si escarbas solo un poco, ves que no hay por dónde cogerlo. De todo ello han estado viviendo estos 20 años: de mentiras, de falsos proyectos, de ideas grandilocuentes, de maravillas del subconsciente onírico que, pasados los años, se transforman en pesadillas de las más horribles y que nosotros pagamos de nuestros esquilmados bolsillos. “Cabo Cope, Novo Carthago, Puerta Nueva, Palacio de Congresos, Palacio de Deportes, El Gorguel, Paramount, Contentpolis, Parque Científico, Aeropuerto, Plan Hidrológico, Ave, Corredor del Mediterráneo, ZAL, Autovías sin destino, Hospitales que cierran…, añada usted, que seguro hay más.”

No han dado ni una en el clavo, NI UNA. Los salarios y pensiones más bajos del País, 27% de pobreza en nuestros hijos, un paro insoportable, miles de desahuciados de sus casas, gentes que no llegan ni al día quince del mes, miles comiendo de la beneficencia, estudiantes que no pueden estudiar, jóvenes sin trabajo que se marchan a otros países, ancianos sin dependencia, niños sin libros –pero, eso sí, con mucha religión-, etc, etc. Esta es la realidad que nos han ido tejiendo en estos 20 años, este es el resultado de sus políticas y gestiones. ¡VERDADERAMENTE TRISTE,  PENOSO y DENIGRANTE! ¡ANGUSTIA y MISERIA!, es lo que nos han generado toda esta gentuza. Cuando puedas, vas y los vuelves a votar.

Quería referirme, ya para terminar esta perorata, a ese alcalde que se oponía a la construcción del macropuerto del Gorguel y que ahora que lo han ascendido a consejero de Fomento, dice que lo defenderá a muerte. Claro ejemplo de coherencia y de principios. ¡Pobres unionenses que le votaron! Vergüenza ajena que se llama. ¡Qué se puede esperar de tales criaturas, con alas, pico y plumas y mucha sinvergonzonería en sus entrañas!


Así va todo y mientras usted lo permita con su voto o no voto.

viernes, 7 de noviembre de 2014

DESCUBIERTOS, TOCADOS Y HUNDIDOS

Así se encuentra ese barco que llaman PP: descubierto, tocado y hundido. Ese conglomerado de la verdadera y única casta nacional está a punto de hacer aguas gracias a las tantas y tantas vías que ellos mismos han ido abriendo en el falso e hipócrita casco que les hacía flotar.

Después de muchos años, han sido descubiertos en cuáles fueron y son sus verdaderos intereses en este maltrecho, por ellos, País llamado España. Solo ellos fueron y son los que siempre vivieron por encima de sus posibilidades y a costa, siempre, de las nuestras. Nos han hundido los Ayuntamientos; las Diputaciones; las Comunidades Autónomas el Estado; el País; la Nación entera. Hasta nuestro prestigio internacional han echado por tierra.

Han demostrado lo que siempre fueron: las sanguijuelas insaciables del españolito de a píe. Jamás, ese españolito de toros, procesiones, romerías y fútbol, fue de su interés, ni esa España de la que tanto se les llenaba la boca. Tan solo fuimos y somos aún el instrumento a través del cual ejercían el saqueo contra todos nosotros y contra el suelo que nos da cobijo. Tan solo ellos, sus familiares y amiguetes fueron siempre los únicos beneficiados de nuestra ruina como personas y ciudadanos.

Su propia usura y codicia, insaciables ambas, se han convertido en sus propios verdugos. La mentira, su desfachatez y prepotencia los arietes con los nos golpeaban una y otra vez con la intención, la malvada intención, de crear toda la confusión posible que les hiciera parecer lo que nunca fueron y arrebatar, cual trileros, la voluntad real de nuestra decisión y condición.

Ellos representan todo lo viejo de la Historia que tanto benefició a sus ascendientes y a ellos mismos. Nunca ejercieron el gobierno con la finalidad del bien general de los españoles y de España. Lo ejercieron, y otras veces lo usurparon, con la única y sola intención de hacerse más poderosos y más ricos. Siempre nos despreciaron en la oscuridad de sus conciliábulos donde urdían todas sus insidias hacia nosotros, el pueblo.

Han sido, por fin, descubiertos en todos sus latrocinios. Están a punto de hundirse y para ello necesitan un último agujero en su infame casco: Que nadie les vote, que nadie del pueblo les crea ya, que nadie les confié más su soberanía.

Solo cuando sean hundidos, este País, esta Nación podrá respirar y ver un amanecer nítido y claro. La purificación y la liberación de nuestro verdadero sentir, de quijotes y sanchos; de escritores y pintores; de científicos e investigadores; de filósofos y pensadores; de atletas; de innovadores e inventores; de artistas y de músicos; de aventureros y de eruditos, podrán salir a la superficie y otra forma de convivencia y de desarrollo de nuestras potencialidades verán la luz que nos han negado durante tantos y tantos siglos.

Hundir esa vieja nave ha de convertirse en una clave nacional. Es el lastre que nos ha mantenido ignorantes y silentes, varados a un muelle del que nada, ni nadie, era capaz de partir, anclados para ser sus sirvientes y lacayos. Con ellos jamás hicimos avance alguno, nos volvían a anclar a ese muelle que tanto les agrada. Sin ellos, y lo que siempre representaron y  representan, tendremos futuro para nuestros hijos y esta Nación se hará grande y dejaremos los complejos y los prejuicios que nos inocularon para adormecernos y manejarnos a su antojo. ¡Que desaparezcan de nuestras vidas todos ellos! ¡Ni un solo voto del pueblo! ¡Esa es la justicia que debemos esperar! ¡La que los españoles ejerzan con toda su inteligencia y saber!


¡Despierta España! 

martes, 28 de octubre de 2014

DEL PLENO MUNICIPAL CARTAGENERO Y DE LOS SEGADORES DEL CAMPO QUE ESPERAMOS

Seguía por internet el pleno del pasado lunes y a esto que su concejal de urbanismo e infraestructuras, contestando a una moción de la portavoz socialista sobre el alumbrado del nodo de comunicación de la autovía que nos enlaza con el mundo exterior, se lía con la crisis y los robos del cableado que algunos utilizan para sobrellevarla. Que no dan abasto, dice. Este su concejal y, en el caso concreto de la moción, MIENTE. Es verdad que fueron robados cables antes y después de recepcionar la obra. ¡Años ha de eso!  En las arquetas de conexión con cada una de las farolas, echaron montones de hormigón para acabar con esos robos. Además, en algunas ocasiones han encendido alguno de los tramos. Así que en este caso, el Sr. Espejo ha mentido al Pleno municipal y a los ciudadanos de Cartagena y ¡Se queda tan pancho el hombre! La única verdad es que no tiene dinero para pagar la factura de esas luminarias, como de tantas otras en la ciudad y en sus diputaciones. Y esta es la recuperación económica de la que tanto se les llena la boca. Es, LA VIL MENTIRA, una de sus señas de identidad hacia los cartageneros, señora alcaldesa.

Al tiempo, noticias de la capital del Estado se agolpan en las redes, media centena de honorables y dignos próceres han sido detenidos. Alguno de ellos muy cercano a usted, insigne comendadora. Su situación política se le podría estar complicando porque los segadores ya parece que están cerca. Se empieza por campos que quizás sean ajenos, pero, como no hay barreras entre unos y otros que impidan continuar con la sega, es harto posible que los segadores continúen y amplíen sus campos de trabajo, aquí y en los otros campos. Todos los decentes de este término municipal llevan años esperando confirmar que las semillas y los sembradores de las mismas, no lo hacían para regocijo y bienestar de sus conciudadanos, sino para el suyo propio. Que tanta honorabilidad y dignidad no eran reales, ni ganadas por el esfuerzo del trabajo bien hecho, sino más bien por el chanchullo de mercadear con lo que no les pertenece.

Tantos años haciendo siembras infructuosas para los intereses generales terminan por dar la cara. La podredumbre de la ciudad y de sus ciudadanos se contrapone al boato y a la ostentación de la que hacen gala esos malos agricultores. Pésimos gestores del agro como usted, han provocado que 25 personas de cada 100 estén en una situación de exclusión social y que 41 lo estén pasando verdaderamente mal. Que miles y miles de niños y niñas pasen más necesidades de las que debieran por vivir donde viven. Que cientos de miles de familias se hayan quedado sin sus casas y endeudados de por vida. Ustedes, las sanguijuelas de estos riachuelos secos y áridos, han expoliado y tergiversado el orden natural de las cosas y pagarán por ello, no lo duden. Porque, en el sabio y certero refranero español, todos conocemos sentencias al uso que yo me evito reproducir.

Usted, señora alcaldesa recogerá, más pronto que tarde, la cosecha que ha cultivado en todos estos años. Usted y los que la ayudaron en tales menesteres. La verdad vencerá, como no puede ser de otra forma y cada uno quedará donde verdaderamente le corresponda.

Aquellos que aún la amparan sabrán qué están haciendo. Quizás nos les quede dignidad alguna, ni razonamiento que poder argumentar, pues, a tanto, ha llegado la usura y la sinvergonzonería que los movía a todos.

Estos esquilmados campos necesitan de la catarsis griega, necesitan que sean separados los granos y que, las malas hierbas, den con sus raíces en los calabozos más oscuros y no obtengan jamás la paz que ellos extirparon a los inocentes. Que la denostada Justicia no ceje en su empeño, ni limite los campos que limpiar. Que un campo lleva al otro y el otro al otro. Que limpien, de una vez y para siempre, y de estos viejos agros, a tanto Al Capone y tanto D. Vito y sus malas compañías.

Y si tienen que caer gobiernos, que caigan, que nos convoquen a las urnas lo antes posible. Que es mucho mejor eso que otra cosa, que la paciencia tiene un límite y estamos muy cerca de sobrepasarla. Un gobierno de hacendados y terratenientes, de oligarcas neoconservadores, nos sedujo con dinero fácil y otro nos ha vaciado los bolsillos, los derechos y las esperanzas. Ambos nos mintieron y engañaron, ambos tienen a un depredador como símbolo. ¿Qué podíamos esperar?

¡Ahí están!, recogiendo los frutos últimos de toda mala siembra.

Y a ustedes, los jueces y los cuerpos de seguridad, no cejen en sus investigaciones, continúen con ellas hasta el final y caiga quien caiga. Solo ustedes pueden devolvernos algo de la esperanza perdida, solo ustedes tienen la legitimidad de promover y encontrar la verdad de los hechos que nos han conducido a la triste y deplorable situación de España. Son ustedes nuestra última expectativa para recuperar el orden económico que jamás tuvo que ser alterado por estos cuatro listillos. Que es verdad que no son muchos si los comparamos con los 40 millones de españoles, pero ¡Han hecho tanto daño y a tantos! Que es como si hubieran sido miríadas. No permitan que les pongan palos en las ruedas, ¡Rómpanlos antes! ¡No se detengan! ¡Limpien y aseen este sucio espectáculo!

LOS TRAIDORES DEL SOCIALISMO

Que el socialismo español ande moribundo se debe a la existencia en él de una clase dirigente que supo encontrar la conjugación de sus principios ideológicos con la realidad circundante. Aquellos principios programáticos, de lucha de clases, de redistribución de la riqueza nacional, de modelos de Estado, de pelear por una sociedad más heterogénea y cohesionada, se fueron diluyendo conforme ellos asentaban su presencia legislatura tras legislatura y ya fuera en el puesto que fuera, que lo primordial era no bajar nunca más del estrado que “El Sistema” y los votos cándidos que los desamparados ciudadanos procuraban en aquellos momentos que se les requería.

El mimetismo con “El Sistema” llegó a tal punto de confusión, que los propios creyentes del socialismo democrático comenzaron a dudar. Y tras la duda, les cobijó el silencio y hasta la vergüenza de aquellas bellas palabras que hoy parecen haber sido tragadas por ese neoliberal sistema. El respaldo mayoritario iba perdiéndose en cada proceso electoral. Muchos se retiraron a las barreras, a las barricadas de otrora, a luchar, ahora también, contra sus propios dirigentes. Pero las estructuras propias de la organización dejaban pocos, o ningún hueco, para cambiar a esas personas que ya se habían procurado o procuraban la eterna permanencia en el puesto, costara al partido lo que costara. Eran sus puestos, los suyos, los que peligraban. Para ellos, el partido se reducía a eso.  Otros, supieron ver a tiempo la traición y se mudaron a otras organizaciones viejas o nuevas.

Esos dirigentes preñados por nuevos espermatozoides capitalistas y neoconservadores, transmutaron en apariencia y en ciencia con los que antes eran sus enemigos políticos. Una simbiosis preñada de derrota, que no otra cosa. Su alejamiento de la realidad y de los que fueron sus principios, quedaban supeditados a su nuevo status de hombres y mujeres del sistema. Abducidos por tantas y tantas prebendas y nuevas posibilidades de obtener fácilmente aquellos dineros que tanto placer y bienestar procuran.

El sistema les abrió las puertas no para luchar contra él, sino para que se camuflaran con él. Así, sin las ideas ni los principios que los diferenciaban, es difícil mantenerse como contrarios a la desigualdad social. Muertas unas y muertos otros, la adocenada sociedad prefiere a lo auténtico y los despiertos ni votan. Mayorías por debajo del 50%. El poder de la democracia, la sinrazón del sistema, la ilógica legalidad.

Así, “El sistema” conseguía más y más poder para convertir a estas sociedades en “A” y en “B”. De tal forma que aquellos que pertenecen a la correcta categoría étnico-religiosa, vivirán una vida plena y feliz, abundante y cercana a la milenaria idea del Paraíso. A los “B” solo quedarán las migajas y los restos que los “A” no quieran o desechen. Será gracias a todas sus carencias de los “B”, que los “A” gocen de tanto bueno y de tanta excelencia. Dos tipos de hombres y mujeres: Los ricos y los pobres. Aquellas utopías de sociedades iguales y justas, cohesionadas por el esfuerzo común de todos, ya no se llevan. Los “B” fueron abandonados a su suerte por los mismos que ellos eligieron y defendieron ante amigos y vecinos, fueron olvidados por los TRAIDORES DEL SOCIALISMO.  

Leía y veía estos días cómo en aquellos lugares de las ciudades, donde los sin techo, los expulsados por el sistema, buscaban el refugio de la noche, han sido instalados en los suelos, unos conos con la intención de que no les sirva para pasar la noche. Sabíamos que eran multados si buscaban en los contenedores de la basura sin candado, algún resto de comida, sabíamos que eran multados si se manifestaban contra las atrocidades del sistema, sabíamos que al sistema poco les importaban, pero ahora se sienten más fuertes en sus principios, que también los tienen con nuevos ideológos y son los vencedores. Obtendrán el despido libre y sin indemnización alguna. Continuarán bajando los salarios que ya son de mierda, las prestaciones por el desempleo desaparecerán, las pensiones reducidas, la dependencia suprimida, privatizarán la sanidad y la educación. Sólo estudiarán sus hijos, los demás no podrán pagar. Ponerte enfermo ya es un riesgo para perder tu trabajo. Restarán vacaciones y las pagas extraordinarias. Las horas extraordinarias no se abonarán y trabajarás cuando al empresario le venga en gana. Nos obligarán a pagar aún más por menos servicios. Han propuesto crear barrios “A” y barrios “B” dentro de las ciudades, así los guettos aumentarán sus dimensiones y los “A” contarán con vigilancias privadas y autorizadas a actuar.  Es el triunfo del sistema, el triunfo de los “A”, la desaparición del socialismo democrático, nos ha conducido a esto. La omisión de sus dirigentes que no supieron actuar de barrera de contención.

En el mundo de los “A” no dimiten ni los condenados, florecen como las malas hierbas los casos de corrupción sin que tiemble el suelo. Hasta las mujeres y hombres del tiempo roban. Las empresas y los bancos roban y roban, estafan y estafan sin sentir alguno, están en el grupo “A”, son los ganadores como en el 36. Es una nueva dictadura, no es una democracia, nunca lo ha sido. Todos, no se libra ni dios, han robado en el grupo “A”. Pero son los vencedores de esta nueva cruzada y están todos aforados.


No hay nada, ni nadie en el frente, fueron sintetizados, abducidos, fueron derrotados. LOS TRAIDORES DEL SOCIALISMO.

miércoles, 22 de octubre de 2014

EL FEUDALISMO-FRANQUISMO QUE AÚN PERDURA

La pactada invasión Napoleónica fue una oportunidad perdida del pueblo español. Si bien supo enfrentarse y ganar al mayor y mejor ejército de la época, no pudo o supo vencer a la reinstauración del feudalismo del repuesto rey. 

En estos años de pseudo democracia, el franquismo continúa vivo. El partido, hoy en el poder del Estado y aún, veinte años después, empoderado en la mayoría de Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, sigue sin renegar de aquel régimen dictatorial, fascista y feudal. La Ley de la Memoria Histórica la han rebajado a panfleto zapateril y aún continúan los cadáveres de los verdaderos patriotas en las cunetas, 79 años después del fin de la contienda fraternal entre españoles y 36 años desde que se aprobara esa Constitución del “CONSENSO”. Antes, en las últimas Cortes franquistas aprobaron una Ley de Auto amnistía. En un solo folio –Ninguna Ley que se precie tiene un folio- aprueban que nadie podrá pedir cuentas de todo lo anterior. Para eso les sirvió el CONSENSO, para perpetuarse en el poder en lo que no iba a ser ninguna DEMOCRACIA sino, más bien, una PSEUDO-DEMOCRACIA. El engaño y el chantaje encima de la mesa. Eso es lo que saben hacer a la perfección: ENGAÑAR Y CHANTAJEAR. Por algo son más bien una MAFIA.

Han recibido reprobaciones internacionales que les entra y les sale por el mismo sitio y, en cada oportunidad, hacen honor, con misas incluidas, a aquellos tiempos infames e indignos. Se sienten orgullosos de aquel pasado, tan triste y tan trágico, para la Nación que quisimos ser y que no nos dejaron.

Ganaron aquella guerra, pero perdieron la gloria y el honor, esto también lo saben. La iglesia católica y la oligarquía financiera, industrial y agraria fueron sus grandes aliados, entonces, como hoy. Bajo ningún concepto estaban dispuestos a perder sus privilegios heredados del feudalismo y del señorío. ¿Para qué entrar en la modernidad del siglo XX si tan bien nos ha ido y va? Mantengamos nuestros estatus al precio que sea y que lo paguen los que siempre pagaron en estas tierras nuestras, que para algo son los vasallos y sirvientes.

Pues ya ven qué pocas cosas han cambiado en estos descendientes de aquellos:
La iglesia católica sigue cobrando de nuestro erario y sigue siendo la propietaria del mayor número de bienes muebles e inmuebles de España, así como la que mejor maneja el dinero negro sin que suponga delito alguno. Y sus hombres y mujeres son tan sagrados que no dudan en traerlos, aunque ello pueda suponer un gravísimo error que suponga la muerte de muchos miles de ciudadanos inocentes. Hombres y mujeres que pertenecen más al Estado Vaticano que al nuestro, pues, ¿A quién obedecen? ¿A quién sirven?...

Los oligarcas siguen haciéndose de oro a nuestra costa, que para eso Aznar les privatizó todas las empresas públicas. Los banqueros ya ven que no tenían bastante con los espléndidos salarios, bonus, beneficios, liquidaciones contractuales y privilegios de su puesto. Necesitaban esas tarjetitas del “Ta to pagao”. Y, encima, los rescatamos con miles y miles de millones de euros que seguirán pagando nuestros nietos y bisnietos...

Luego están una gran parte de la judicatura, que, como antaño y bien se sabe, no movía un dedo sin tener claro las indicaciones de cuál debía ser el movido y a quién debía de señalar como culpable, aunque no lo fuera y ellos mismos  supieran de lo injusto de tal sentencia. Muy por encima estaba medrar en tan alta magistratura y adquirir más y más privilegios y poder codearse, de tú a tú, con los de arriba…

Y los políticos, bueno, los vividores de la política. Los que nacen en un ministerio y tras recorrer varios más, acaban recolocados en instituciones mil, con, incluso, mejores salarios y menores obligaciones e iguales privilegios o más. Pseudo políticos que tan solo atienden al bienestar propio y al de los amigos y allegados. Que para eso el pseudo Estado cuenta con miles y miles de rincones donde pasar desapercibidos. Y si, a pesar de todo no hubiera lugar, ni momento, están nuestros oligarcas empresariales a los que tanto ayudamos en sus intereses, aunque, ahora, esta CC.EE., nos diga que esos miles de millones que les dimos en subvenciones, nos las tienen que devolver por injustas y no a derecho. ¡Qué falta nos haría esto de la CC.EE.!, pensará más de uno. Pero otros saben que es mejor buscarse un disfraz para estar a la altura de la vecindad y no nos restrieguen nuestro, aún vigente, ancestral feudalismo. Además, contamos con los otros a los que damos licitaciones, concesiones y obras, aunque ni unas ni otras sean necesarias para nadie y siempre resulten ser las más caras del mundo mundial...

Ellos continúan saqueando a los vasallos y sirvientes, mientras nuevos millonarios afloran sin dolor para la miseria que está instalada en la inmensa mayoría de la gente. Nuevos impuestos y tasas, reformas, recortes de derechos, pagos y más pagos, todo con tal de que nuestros amigos no tengan que rascarse los bolsillos y puedan seguir evadiendo y eludiendo al fisco que solo está para los vasallos y gentiles hombres del pueblo llano. “¡Que muerdan la tierra, que se suiciden, que se vayan de sus casas! ¡Que se mueran! ¿A quién de nosotros le importa? Nosotros, nuestros gobiernos, nunca estuvieron dirigidos para conseguir su bienestar, sino, el nuestro. O, ¿Dónde estamos, sino en España, en nuestra España secular?

Y llegados al pueblo llano, diré que es el verdadero y único culpable de esta situación de feudalismo ancestral en los inicios del siglo XXI. Son ellos quienes se creen todo lo que estos señoritos les dicen y van y los votan con mayorías absolutas, para que tengan toda la legitimidad de unos votos cautivos por las mentiras. Que ese feudalismo perviva solo se debe a que el pueblo sigue siendo un pueblo de vasallos y así lo quiere. El pueblo quiere seguir siendo vasallo y sirviente del señorito feudal.

Habrá, quizás, que cambiar el chip y dejar de ser una mosca cojonera y volver a ser vasallo. Aunque, estoy convencido, hay cosas que uno ha aprendido con esfuerzo y estoy seguro de que no se desaprenderá ni se podrá olvidar así como así, que más vale mi honra que la de todos ellos juntos… Moriré pobre y dios (No al que ellos sirven, que más se parece a un demonio) sabe que jamás tomé lo que no era mío. A mí, eso me vale…

Pero lo más importante es que este pueblo tome conciencia y verdad de lo que le sucede a este País desde hace siglos y despierte y los abandone y no les vote en la vida y los deje, para siempre, en la cuneta de las urnas.


Esa ha de ser nuestra revolución: ¡Echarlos con los votos!

lunes, 20 de octubre de 2014

UNA NUEVA SENDA ESTÁ TRAZADA

Ayer fue una jornada intensa para las bases socialistas cartageneras. Ayer triunfó lo que siempre debió mantenerse y nunca perderse: la transparencia, el trabajo, la honradez y la política como el medio para transformar nuestras sociedades y devolver la dignidad y el bien estar a nuestros vecinos.

No fue fácil. Acabar con la perversión y los perversos de la política siempre es costoso en esfuerzos y en la aglutinación de las voluntades necesarias para conseguirlo. En algunos, siguen primando los intereses particulares sobre los colectivos y remueven Roma con Santiago para que su estatus se mantenga indemne. Utilizan el chantaje de una fuerza falsa e hipócrita (los votos de engañados que controlan) para decantar proyectos que no lo son en su esencia. Utilizaban la complicidad con sus adversarios políticos; camuflándose, refugiándose, en el plácido abrigo de sus alas gavioteras. Es como aquellos de las tarjetas negras: A cambio de mi tarjeta, silencio y mirada hacia el otro lado. Mezquinos y ruines. Al cabo, presentan, al siempre engañado pueblo, dignidades e imágenes falsas, palabrerías llenas de hipocresía y llamadas al esfuerzo y a la renuncia colectiva de un pueblo, pero que ellos jamás se aplicaron. ¡Gentuza!, ¡Fariseos del Templo!

Pero al fin se ha conseguido. Retomar, recuperar los principios ideológicos que las ideas socialistas llevan implícitas. Trabajar no para uno, sino para que los beneficios sean distribuidos entre todos, pues, todos no tienen por qué bailar siempre con la más fea. Es la gestión, la buena gestión encaminada hacia el beneficio social y no particular para unos pocos.

Es la voluntad de muchos los que encomiendan ese trabajo a otros. Y esos otros han sabido transmitir sus deseos y sus principios. Es como la típica pirámide que nos controla, pero invertida. Nosotros somos la voluntad de esas gentes que nos delegan su soberanía. No somos los soberanos, son ellos. Así es como ha de interpretarse esta realidad que nos han falseado.

Ya toca, por fin, sacar a la luz todas las verdades, gusten o no. Ya toca poner las cosas en el lugar donde siempre tuvieron que estar y que corran los que hallan que correr, que desaparezcan de nuestras vidas y proyectos. Ya toca romper con los silencios obligados y que esas gargantas desaten sus nudos y hablen claro y alto. Ya toca. ¡Hablen! ¡Dejen los miedos a un lado! ¡Ejerzan su libertad!

Es el momento de rasgar las vestiduras de aquellos que las usurparon. Es la catarsis necesaria para esperar que el futuro vuelva a nuestras ideas y proyectos como colectividad. El futuro, ese futuro, que unos pocos nos fueron robando lentamente y de forma cómplice con otros desalmados egoístas y usureros. Es la hora de recuperar las esperanzas en un trabajo honrado y digno para que las sinergias se esparzan ante todos y para todos.

Los socialistas de Cartagena rompieron, ayer, con el pasado obscurantista, perverso, maleado y cómplice. No fue fácil, pero se consiguió. Ahora toca seguir en ese avance de los cambios que son necesarios para modificar las cosas que no nos convienen como sociedad, como pueblo de Cartagena y de su Comarca.

Nos toca recuperar esa senda que jamás hubo de abandonarse y podremos, incluso, equivocarnos. Pero nunca esas equivocaciones serán voluntarias, ni lo serán por malversación, ni por prevaricación, ni por cohecho, ni por un tráfico de influencias con efecto boomerang. En esa senda habrá de verse el fin del camino que será tan infinito como nosotros queramos, sus límites y márgenes los pondremos entre todos. Nadie nos lo impedirá si  entendemos y comprendemos que la senda está hecha para el disfrute de todos. Un esfuerzo común donde la confianza y la alegría den motivos a la risa y acaben con el recelo y la duda, con ansiedades y angustias, con miedos y limitaciones. Un esfuerzo que nos ayude a vivir, a sentir a los demás como si fuéramos nosotros mismos. Respeto e, incluso, admiración por los otros.


Tenemos la ocasión y la fuerza y el ánimo para cambiar todas esas cosas que a nadie gustan. Tenemos la oportunidad. Tan solo necesitamos que las buenas gentes entiendan nuestro proyecto y caminen junto a nosotros por esa senda que acaba de abrirse. Os esperamos.

jueves, 16 de octubre de 2014

LAS PRIMARIAS SOCIALISTAS EN CARTAGENA

Este domingo, 19 de Octubre de 2014, es posible que los socialistas de Cartagena inauguren una nueva etapa. Si en estos últimos 20 años, ha imperado y sobresalido el silencio plácido e incluso la complicidad hacia el enemigo político y natural, es posible, digo, que la militancia socialista despierte y acabe con aquellos que representan ese pasado de ostracismo que, ellos mismos, fueron fomentando.

Estas próximas primarias han de servir para que el músculo socialista recupere su fuerza y vuelvan a ser escuchadas nuestras propuestas políticas. No es fácil. Para hacerlo, hacía falta  la conjunción de un número necesario de militantes que, hartos con la conformidad y la complacencia política, dieran los pasos adecuados y un líder, en este caso una lideresa, se pusiera al frente de los mismos y asumiera el reto y los sinsabores inherentes que conlleva toda alteración de lo establecido.

Esto hace tiempo se produjo y el próximo domingo, dos formas distintas de hacer política, se expondrán al criterio de las bases. De ese criterio, saldrá reforzado, o no, el partido socialista en Cartagena. Es muy posible que sea, ésta, una última ocasión para intentar la recuperación de ese músculo atrofiado, tan pretendidamente laxo, y que durante demasiado tiempo no ha funcionado como debiera.

Ya no vale quejarse, ni lamentarse. Ahora hay una oportunidad donde nos jugamos el futuro de nuestro partido. Hay una esperanza que está jugando a convertirse en realidad. Necesita todos los apoyos posibles de aquellos que se apartaron del partido por sentir vergüenza ajena de sus dirigentes y de la forma de hacer política de éstos, necesita de vuestra implicación y compromiso. Las cosas pueden ser cambiadas cuando tomamos conciencia y responsabilidad de que hay que hacerlo. Y esto tan solo ha de ser el principio, pues nuestro objetivo final es cambiar esas políticas neoconservadoras que han gobernado a espaldas de los cartageneros-as. Y la reivindicación de nuestros derechos y nuestras ideas allá donde corresponda y toque.

Otros, los que siempre fueron, también juegan y luchan por mantener sus viejos status, les va mucho en ello. Y, quizás, vuelvan a utilizar mecanismos nada democráticos, ni limpios. Siempre tendrán algunos oídos dispuestos, aunque sus principios socialistas no sean todo lo auténticos que debieran, a escuchar cuáles serán sus beneficios particulares de conseguir lo que no conseguirán por los votos. Los que juegan no lo hacen, nunca en esos 20 años lo hicieron por derrocar al adversario ideológico. Tan solo juegan para mantener sus posiciones de privilegio y comodidad institucional. Su interés no es alcanzar la responsabilidad del gobierno municipal. Mucho más sencillo es seguir en las mismas, aunque ello suponga otra pérdida de credibilidad social y pierdan algún que otro concejal más. Los que a esto juegan, partieron de 13 y ahora van en 5. Qué les importa mientras haya sitio y lugar para quienes son. Después, solo será cuestión de mercadear con el enemigo y sacar la mejor tajada. Es otra forma de hacer política…

Son dos alternativas, una progresista y ambiciosa, transparente y ética. Otra, retrógrada y conformista. Los militantes elegirán el próximo domingo en un acto de total participación y democracia interna, cuál de las dos ha de representarles en el futuro más inmediato.

Es de esperar, por el bien del socialismo cartagenero, que las cosas cambien, es de esperar una participación abultada de todos los militantes convocados. Esa es su responsabilidad con ellos mismos, con su partido, con Cartagena, con la Región y con España.

Al igual que nuestras casas se construyen desde los cimientos y hacia arriba, ocurre igual con las ideas y con los cambios que éstas provocan, se realizan desde abajo  y hacia arriba.

Y esto, tan solo será el inicio de una salida hacia otras metas…


¡Suerte para todos los que actúan de buena voluntad!